martes, 7 de octubre de 2014

Magro de cerdo con verduras en guiso.

Receta rica, sana, poco calórica y perfecta tanto para el almuerzo como para la cena. Cuando trabajamos en casa debemos organizarnos en casa y yo particularmente con las comidas tengo mi particular batalla. Me cuesta mucho pensar que hacer cada día de comer para el día siguiente. Siempre estoy liada, así que cuando hago platos como estos siempre hago un poco más y congelo para otra semana. ¿Y quien no hace esto?

Ingredientes:

  • Una cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • Un pimiento rojo
  • Un pimiento verde
  • Un tomate
  • Una zanahoria
  • 500 gr de carne magra de cerdo
  • 300 gr de patatas
  • 100 ml de vino blanco
  • Agua y sal
  • Aceite de oliva

Preparación:

Cortamos todas las verduras en juliana y refreímos en una olla con un fondo de aceite de oliva. Ponemos un poco de sal.

Mientras tanto, cortamos las carne en trozos pequeños y los pasamos por harina. Cuando la verdura este tierna añadimos la carne. Y dejamos que se dore.

Cuando la carne empiece a dorarse añadimos el vino y dejamos que se evapore.

Cubrimos con agua y dejamos cocer a fuego lento 2 horas. Si utilizamos la olla espres serán unos 40 minutos. Rectificamos el punto de sal. Añadimos las patatas y las dejamos 30 minutos más. Si vamos a congelar las patatas no se guisan. Las guisaremos el día que vayamos a comerlas añadiéndole un poco más de agua.

¡Ya me contaréis!

 

sábado, 4 de octubre de 2014

Crema de zanahorias y calabaza

Lo lógico es que poco a poco vaya entrando el otoño. Aquí en Cadiz el día hoy está espectacular, de playa vamos y es que esta semana atrás hemos tenido temperaturas todavía veraniegas.

Lo cierto es que a mi ya me apetece que bajen un poco, la verdad, y para esos días en los que ya se nos empieza a apetecer algo calentito, nada mejor que una cremita de verduras. En este caso de calabaza y zanahorias. Vamos a allá.

Ingredientes:

  • 1 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 1 puerro
  • 300 gr de calabaza
  • 500 gr de zanahorias
  • Agua y sal.
  • Aceite de oliva

Preparación:

En una olla ponemos a sofreír la cebolla, el puerro y los ajos con un chorrito de aceite. Mientras, vamos preparando las zanahorias y la calabaza, pelándolas y cortándolas a tacos.

Refreímos la verdura hasta que tome un ligero color dorado.

Le añadimos entonces la calabaza y la patata cortada y la cubrimos de agua.

Añadimos sal y dejamos cocer unos 20 minutos aproximadamente hasta que estén tiernas. Entonces rectificamos de sal y batimos. Podemos pasar por un chino si queremos que quede más fino. Servimos con una cucharadita de aceite de oliva en crudo.

¡Ya me contaréis!

 

lunes, 29 de septiembre de 2014

Ensaladilla de pulpo

Una de esas recetas fáciles, rapiditas y diferentes que te hacen quedar como una reina en una reunión de amigos. Este pasado verano he celebrado en casa varias de estas reuniones y al menos en un par de ellas la he puesto como parte de la cena.

A todos ha gustado, al menos eso decían, jajajajajajaj.

Ingredientes:

  • 1kg de Patatas para cocer.
  • 3/4 kg de Pulpo fresco.
  • Un bote de mayonesa ( la que más os guste)
  • Sal.
  • Pimentón picante.

Preparación:

Limpiamos muy bien el pulpo y lo ponemos en una olla cubierto de agua a cocer. Yo utilizo una olla espress y lo dejo 1/2 hora aproximadamente, pero esto dependerá del tamaño del pulpo.

Una vez cocido lo apartamos y dejamos enfriar. En el agua de haber cocido el pulpo metemos las patatas bien lavadas y las cocemos. Al pelarlas habrán cogido un poco de color rojizo oscuro, no importa.

Las pelamos en caliente y las estrujamos añadiéndole sal y pimentón picante. El pimentón va al gusto, así que debéis ir probando hasta que veáis que os gusta.

Cortamos el pulpo en trocitos y lo añadimos a las patatas. Agregamos el bote completo de mayonesa y volvemos a probar para ver si hace falta un poco más de sal o de pimentón.

Podemos dejar unos trozos apartados para decorar, yo decore con pimentón y lechuga iceberg.

Os la recomiendo totalmente, esta buenísima.

¡Ya me contaréis!

 

jueves, 25 de septiembre de 2014

Arroz con verduras al curry

Si tenéis oportunidad cuando viajéis a Marruecos o cuando alguien cercano a vosotros lo haga, encargadles algunas especias que hará vuestra cocina más interesante.

Este arroz lo he aderezado con un curry de 45 especias que compré en Marruecos el año pasado. Este año volveré, por lo tanto, compraré algunas otras.

No tiene nada que ver con el curry que todos conocemos de bote típico de especias de supermercado. Es genial.

La receta de hoy no tiene nada de especial pero el resultado es espectacular, no solo en el sabor, sino también en el olor.

Ingredientes:

  • Dos calabacines
  • Tres pimientos: uno rojo, uno verde y uno amarillo
  • Una cebolla
  • 400 gr de arroz basmati.
  • Sal aceite de oliva
  • Una pastilla de caldo de verduras.
  • Una cucharadita de curry.

Preparación:

Lavamos muy bien las verduras, pelamos la cebolla y las cortamos en daditos pequeños. Refreímos en un poco de aceite y apartamos. Ponemos un par de cucharadas de aceite en una olla y una vez caliente agregamos el arroz y refreímos. Desprenderá un agradable olor que nos recordará a las palomitas. Añadimos el curry y refreímos también. Una vez comience a ponerse transparente, le añadimos el doble de la medida de arroz de agua. Yo utilizo un cuenco típico de cereales. Ahí mido el arroz y utilizo la misma medida doble para el agua.

Añadimos entonces la verdura, un poco de sal y la pastilla de caldo de verduras y dejamos hervir 15 minutos aproximadamente. Hasta que el arroz quede seco pero suelto.

Servimos inmediatamente.

¡Ya me contaréis!

CONSEJO: podemos utilizar otras verduras como la zanahoria o incluso la berenjena. Tn podemos añadir algo de carne, pollo estaría genial.

 

domingo, 14 de septiembre de 2014

Pizza en sartén

No hago muchas veces esta receta porque he de admitir que entre las bases de pizza que vienen hechas y podemos comprar en el súper y las que preparo con la thermomix me apaño bien, pero de vez en cuando si que las hacemos. Me recuerdan mucho a mi infancia, cuando sólo comíamos pizza sí íbamos a una pizzería. Mi madre descubrió esta receta y todo cambió. Aunque no es una pizza al uso, a mis hermanos y a mi nos encantaban.

Hoy la comparto con vosotr@s.

Ingredientes :

  • Un huevo
  • 50cl de leche
  • 2 cucharadas de harina colmaditas
  • Un poco de sal.
  • El resto de los ingredientes son al gusto: tomate, orégano, atún, jamón cocido, champiñones, etc y por supuesto queso.

Preparación:

Comenzamos batiendo un huevo con un poco de sal. Añadimos la leche y la harina. Tenemos que dejar la masa sin grumos. Se puede hacer directamente con la batidora.

 

En una sartén antiadherente pintada con un poco de aceite, volcamos la masa y tapamos. El fuego no debe estar demasiado alto, de momento sólo queremos que se cuaje la masa.

Una vez este cuajada comenzaremos a poner el resto de los ingredientes, extendemos el tomate, champiñones, atún, etc cc y terminamos esparciendo por encima de todo ello una buena ración de queso para fundir y orégano. Tapamos de nuevo y esperamos unos minutos.

Cuando el queso ya está bien fundido levantamos con precaución la masa por un pasito para ver como está de tostada. Cuando veamos que está bastante doradita estará lista.

Sacamos en un plato y lista para comer

¡Ya me contaréis!

Consejo: esta pizza se comerá mejor con cuchillo y tenedor ya que la base no se queda con suficiente consistencia como para que podamos cogerla a trozos.

 

sábado, 23 de agosto de 2014

Mermelada de ciruelas verdes

 

Este año nada más llegar a la aldea me regalaron este cubo de ciruelas verdes, que aunque estaban recibe cogidas del árbol, hacia tiempo que debían haber sido recolectadas porque estaban muy muy maduras.

Así que decidimos hacer mermelada, que encima del requesón o la mantequilla del desayuno está buenísima. Y si le echamos una cucharadita a un yogur natural te chupas los dedos.

Lo primero que hice fue volcar el cubo en el fregadero y lavarlas muy requetebién.

A continuación, las metí en una olla en la que cupieran todas y las puse a cocer. Sólo le añadí un vasito de agua para que al principio no se quemaran. Después ellas empiezan a soltar mucha agua.

Ahí las tuve alrededor de tres cuartos de hora, removiendo de vez en cuando. Cuando observé que empezaba a desprenderse la piel y el hueso las aparté. Separé la fruta del líquido que había soltado, pero reservé el líquido aparte.

Entonces retiré los huesos.

El tiempo de cocción dependerá de lo madura que esté la fruta. En este caso estaba muy madura. La piel no se la retiro porque me gusta encontrármela y además es donde está la fibra, estupenda para nuestro tránsito intestinal, jajaj.

Después volví a poner la fruta en una olla y le añadí el caldo que había reservado. La dejé cocer al menos media hora más y se comenzó a poner más oscurita.

Después de media hora había reducido bastante, fijaos en la marca de la olla.

Momento de añadirle el azúcar. Siempre se ha dicho que la mermelada lleva la misma cantidad de fruta que de azúcar, en peso. Si queréis hacerlo así, en el paso donde hemos retirado los huesos debemos pesar la cantidad de fruta que queda y ahora añadir esa misma cantidad de azúcar.

Yo no lo hice así, lo hice a ojo y según mi gusto, es decir le fui añadiendo azúcar y fui probando hasta que me pareció buena. Me gusta la acidez de la ciruela y si lleva demasiado azúcar se esconde.

Si vais probando debéis recordar que siempre en caliente parecerá más dulce de lo que está cuando se enfría. Dejamos cocer un poco más hasta que adopte la consistencia que queramos. También debemos tener en cuenta que al enfriar queda más espesa.

Es hora de envasar. En este caso nosotros lo hicimos en tarros de cristal reutilizables. Si quereis envasarlos al vacío para que os duren más, deberéis no rellenar el tarro hasta arriba del todo y una vez puesta la tapa, girarlo y esperar que se enfríe el contenido boca abajo. Una vez frío ya podéis poner volver a darle la vuelta.

Nosotros esa tarde rellenamos un bizcocho que nos habían regalado con dos capas de esta rica mermelada. Mmmm!!! Para chuparse los dedos.

¡Ya me contaréis!

 

domingo, 17 de agosto de 2014

Infusión de té verde y cola de caballo

Hace mucho que no encontraba un producto del que hablaros, en este caso de uno de mis descubrimientos. Pues ha llegado el día. He descubierto la bebida del verano, esa que hace que estés todo el día hidratándote, importante siempre y más en verano. Pero además hay que añadirle que tiene un saborcito rico y veraniego: piña colada.

Pero lo importante es que es una infusión fría de té verde y cola de caballo, muy refrescante y que como todas las infusiones nos aporta siempre cosas buenas.

 

Ya sabéis que el té verde tiene muchas propiedades, entre ellas:

1. Se trata de un broncodilatador.

2. Es muy diurético y previene muchos problemas cardiacos.

3. Previene numerosas enfermedades buco dentales, tales como las caries.

4. Combate el cansancio y la fatiga.

5. Ayuda en la pérdida de peso.

Por otro lado está la cola de caballo utilizado mucho con fines estéticos y medicinales. Las propiedades os las cuento a continuación:

  1. Es diurética: La acción más notable de la “cola de caballo” es la diurética, pudiendo aumentar en un 30% la secreción de orina.
  2. Piel: ayuda a combatir notablemente los hongos, el eccema y el herpes entre otros.
  3. Huesos: remineraliza el sistema óseo.
  4. Cicatrizante: ayuda a cicatrizar heridas.
  5. Regenerador celular
  6. Tendones: Galeno, uno de los padres de la medicina antigua, la empleaba hervida para curar los tendones doloridos. Además actúa positivamente sobre la flexibilidad de los tendones y las paredes vasculares.
  7. Bajar de peso: ayuda a adelgazar debido a que elimina líquidos del cuerpo y con ellos se eliminan también el exceso de toxinas.
  8. Hemorragias: muy útil para controlar y curar hemorragias debido a sucapacidad astringente, contrae los tejidos debido a su contenido de taninos, por lo que es muy adecuada para cicatrizar rápidamente y cerrar las heridas sangrantes, frenar y controlar las hemorragias nasales y curar las úlceras cutáneas.
  9. Fortalece notablemente las uñas: por su alto contenido de equiseto.
  10. Piel: si por algo es consentida esta planta es por sus grandes beneficios que aporta a la piel. Su alto contenido de silicio ayuda a mantener y recuperar la salud del tejido conjuntivo que forma la piel. Además, este efecto depurativo previene las arrugas, atenúa las estrías y regenera los tejidos dañados por las variaciones de peso.
  11. Sobre el cabello: evita las canas debido a su rico contenido de sílice, un elemento esencial del tejido conjuntivo además de aumentar el crecimiento del cabello y mejorar su aspecto, y por supuesto rejuvenece, nutre y vigoriza la piel y el cabello.

Lo único que debéis hacer es seguir las instrucciones de preparación de la caja. ¡Ya me contaréis!