miércoles, 16 de abril de 2014

Roscos de Semana Santa

Quiero dedicarle esta receta y mandársela con mucho cariño a mi compi Enrique, que hace unos meses que lo echo de menos, aunque se que él está mejor que yo. Un beso grande, Enrique.

Llegada la Semana Santa y en San Fernando hay varios olores característicos. Por un lado olor a azahar, que una vez caída la tarde destilan ese olor que te inunda y que te hace parar en seco y disfrutar de tanta belleza. Por otro lado, olor a incienso, que perfuma las calles junto con el olor a cera quemada de los penitentes que acompañan cada tarde a más de tres cofradías que sacan orgullos sus pasos a la calle después de un duro año de trabajo y preparación. Pero hay un olor que recuerdo desde pequeña, el olor a roscos, en concreto a los roscos de "La Victoria" pastelería de San Fernando que recientemente cumplía 100 años.

Recuerdo las largas colas de gente esperando poder comprar el cuarto o medio kilo de roscos calentitos, recién salidos del horno, ese horno que desprendía olores que te llamaban e invitaban a hacer cola.

Y es que he probado muchos roscos, unos con canela, otros con matalauva , otros avainillados, pero ninguno como los de San Ferrnando. Dicen, según he leído que son propios de la Semana Santa por dos cosas, una por su trenzado característico que recuerda a la corona de espinas que llevo Jesucristo y la otra es que están espaciados con clavos de olor, que recuerdan a los clavos con los que Cristo fue clavado en la cruz.

En fin, esta receta no se sí será fiel a la que utilizan nuestros pasteleros, pero aseguro que son muy muy parecidos. Espero que os gusten y me lo comentéis.

 

Ingredientes:

  • 1 kilo de harina para bizcochos
  • Entre 400 y 500 gr de azúcar (depende del dulzón que prefiráis)
  • 4 huevos
  • Una pizca de sal.
  • Una pizca de colorante amarillo.
  • Un chorrito de leche.
  • Un chorrito de aceite.
  • 9 gr de clavos de olor.

Preparación:

1.-Separamos las claras y las yemas y batimos las primeras a punto de nieve fuerte.

2.- Añadimos las yemas y el azúcar y mezclamos bien hasta dejar todo bien batido sin grumos.

3.- Agregamos la pizca de colorante y sal y mezclamos. Añadimos los clavos de olor, que previamente habremos molido en un molinillo dejándolos no demasiado molidos para podernos encontrar luego alguna pizca de clavo que nos de más intensidad en el bocado.

4.- Es hora ya de añadir la harina. Lo haremos poco a poco y comenzaremos removiendo con la pala de madera para posteriormente comenzar a amasar con las manos.

5.- Al final debe quedar una masa como la que veis. Dejaremos reposar envuelta en un paño durante una hora y comenzaremos a hacer los roscos.

Para comenzar a hacer los roscos debemos tener en cuenta que no deben ser demasiado gruesos ni demasiado pequeños.

Comenzaremos cortando un pellizco de masa con la que haremos un rulo de aproximadamente 40 cm de largo. Doblamos de punta a punta y enrollamos desde un extremo, cerramos ambas puntas y los colocamos en una bandeja de horno con papel vegetal en la base.

Los meteremos en el horno durante 20 minutos a 180º, serán 10-12 minutos si el horno tiene ventilador interior de turbo.

Los dejamos enfriar y listos para comer, ¡ya me contaréis!

¡Felices vacaciones a todos!

 

viernes, 4 de abril de 2014

Tortitas de calabacín

Una forma distinta de comer verduras, sin duda ideal para los niños. Y es que esta receta además de como siempre fácil y rica, es rápida de preparar y con un resultado estupendo. La he encontrado en un blog que no conocía llamado Cocinando con Heidi, ella a su vez lo vio en el Blog de MJ y ahora la tenéis aquí, en Cocinara. No podemos decir que la receta no tenga éxito ¿eh? Perfectas para la cena.

Ingredientes

  • - 2 Calabacines (más o menos 600 gr)
  • - 1 Huevo
  • - 100 gr de harina
  • - 50 gr de queso rallado
  • - 1 cucharadita de Levadura
  • - Sal
  • - Aceite

 

Preparación

Comenzaremos por rallar los calabacines y colocándolos en un bol con un poco de sal. No hace falta pelarlos pero si lavarlos bien. En mi caso herman calabacines blancos y como llevaban unos días en el frigo los pelé. Añadimos el huevo batido, la harina y la levadura y mezclamos bien dejando una masa cremosita. A continuación, ponemos el queso y yo añadí un poco de pimienta negra recién molida.

En una sartén o plancha ponemos un poco de aceite y una vez caliente, con ayuda de una cuchara vamos depositando con cuidado una cucharad bien colmada en la sartén. Intentaremos darle forma redonda y aplastarla para que se cocinen bien. Retiramos de la sartén cuando estén doradas por los dos lados.

¡Ya me contaréis!

 

domingo, 30 de marzo de 2014

Scones en thermomix

Mmmm!! Scones. ¡Cuantas ganas tenía de hacerlos! Y es que cuando vamos a pasar el día a Gibraltar, lo que más me gusta es el scone que me como de buena mañana en Sacarello's, ¡buenísimo! Esa textura suave, que ni te recuerda del todo al pan, ni al bizcocho, ni a la magdalena..., dulce pero no demasiado. En fin muy rico.

Ya había visto algunas recetas en diferentes blogs y páginas dedicadas a la cocina y en libros de cocina inglesa, pero no pensé que fuesen tan rápidos y sencillos de hacer. Los incluiré en mi repertorio de recetas para repetir. Pero antes de meternos en faena ilustrémonos un poco y aprendamos un poco más sobre estos panecillos.

Un scone es un panecillo individual de forma redonda, típico de la cocina del Reino Unido y originario de Escocia. Es un alimento muy común en desayunos y meriendas tanto del Reino Unido como de Irlanda, Canadá, Australia, Nueva Zelanda y Estados Unidos. En Escocia, las porciones triangulares de la torta de pan aplanada llamada bannock (probablemente el antepasado del scone) se conocen igualmente como scones.

Está elaborado con harina de trigo, centeno o avena, mantequilla y levadura. Se suele servir templado y abierto por la mitad, y aparece como un ingrediente del high tea (merienda-cena) en Escocia.

Aunque el scone sea tradicionalmente redondo, se comercializa también en forma de triángulos más planos para ahorrar harina. Los scones caseros pueden ser redondos, triangulares o cuadrados.

Los scones suelen ser dulces y contienen a menudo uvas pasas, arándanos, queso o dátiles. Existen también versiones saladas en el Ulster y en Escocia como los soda scones y los tattie scones, unos pastelitos de patata fritos. En Escocia, cuando los scones se fríen en vez de hornearlos son llamados girdle scones. La tradición de freír los scones es también muy común en Nueva Zelanda.


Y ahora sin más vamos a empezar por su variante más sencilla, Scones de mantequilla.

Ingredientes:

  • 450 gr de harina
  • 120 gr de mantequilla
  • 1 sobre de levadura química
  • 65 gr de leche (un poco más para pintar)

Preparación:

Precalentaremos el horno a 200ºc.

Mientras mezclamos todo los ingredientes en el vaso, de 20 a 30 seg, vel 5. Debemos comprobar que está bien mezclado.

Estiramos la masa en una superficie enharinada, y la dejamos con unos 2cms de grosor.

Usamos un vaso para hacer los círculos y los vamos colocando en la bandeja del horno.Pintamos con leche.

Horneamos durante 15min y listo para degustar.

La constumbre es cortarlos por la mitad y untar con mantequilla y mermelada,queso o incluso chocolate para los niños.

Es un riquísimo desayuno, tentenpié o merienda.

 

¡Ya me contaréis!

 

martes, 25 de marzo de 2014

Mejillones Joselito

Así les he llamado y es porque esta receta pertenece a un amigo que se llama así. Nuevamente una receta fácil y rápida. Pero lo que más me gusta de esta receta es que estos mejillones se comen fríos, por lo que podemos tenerlos preparados esperando a los invitados, por ejemplo o antes de salir de casa para comerlos cuando volvamos.

Son mejillones abiertos al vapor pero con un puntito diferente. Muy buenos ¡si señor!

Ingredientes:

  • 1 kg de mejillones.
  • 2 dientes de ajo
  • 1 guindilla
  • Medio vaso de vino blanco

Preparación:

Limpiamos y lavamos bien los mejillones. Los colocamos en una olla y añadimos los dos dientes de ajo pelados, la guindilla y el vino y a fuego fuerte esperamos que se abran tapando la olla. Una vez abiertos, bajamos el fuego y esperamos dos o tres minutillos. A continuación, los colocamos en un plato como veis en la foto y reservamos esperando que se enfríen. Podemos ponerlos en el frigo.

Además, el caldo que sobra en la olla podemos reservarlo e incluso congelarlo y guardarlo para utilizarlo cuando hagamos un arroz o cualquier plato marinero.

¡Ya me contaréis!

 

sábado, 15 de marzo de 2014

Pastel de atún rápido

Ya he publicado un pastel de atún, receta de mi amiga María que está exquisito, como diaría ella, pero que necesita horno. Es fácil y rápido y de ingredientes también fáciles de conseguir.

Este pastel que os traigo hoy no necesita horno. La verdad es que me gusta mucho más el de María, un poco más elaborado, pero debo admitir que este pastel, para un día de estos que te invitan a una barbacoa o merienda de primavera y que no tienes mucho tiempo esta rico, y la presentación además es excelente. Así que manos a la obra.

 

Ingredientes:

  • Pan de molde sin corteza ( ya venden de esa marca que aún no me patrocina, que diría Baballa) un pan especial para hacer pasteles fríos. Yo he utilizado un pan normal son corteza.
  • 4 latas de atún de las pequeñas en aceite de oliva o girasol.
  • 150ml aproximadamente de tomate frito.
  • 4 huevos
  • Mayonesa

Preparación:

Lo primero que haremos es forrar una bandeja apropiada con papel aluminio para no manchar los bordes. Debe estar forrada con cuatro trozos de papel (uno en cada lado) para que luego podamos quitarlos uno a uno sin perjudicar el pastel.

A continuación colocamos el pan, en mi caso lo hice de tres rebanadas a lo largo. Extendemos sobre él una fina capa de mayonesa.

En un bol mezclamos las latas de atún escurridas, el tomate y dos de los huevos bien picados y con ello hacemos una pasta con la que iremos rellenando el pastel por capas. Yo puse tres capas.

 

Así vamos haciendo hasta que terminemos con una capa de pan. Untamos bien con mahonesa y con los dos huevos que habíamos reservado adornamos el pastel utilizando un rallador. Lo metemos en el frigo y listo. ! ¡Ah y no olvidéis quitar el papel de aluminio!.


¡Ya me contaréis

 

sábado, 8 de marzo de 2014

Merluza rellena

Hola a tod@s, y ¡feliz día de la mujer trabajadora! ¡Que no veas lo que cuesta llevarlo todo para adelante! ¿O no?

Sabéis lo que me gustan las recetas fáciles, las complicadas también, pero esas para cuando tengo tiempo, que es casi nunca. Lo que sí es cierto es que la sencillez de una receta no está reñida con el paladar. Y un buen ejemplo de ello es esta receta de merluza rellena. Buenísima, mejor de lo que te esperas al hacerla. Hacedme caso y probarla ¡os sorprenderá!

Ingredientes:

  • 1 merluza grande ( yo hice dos medianitas)
  • 2 cebollas
  • 1/4 kg de gambas arroceras frescas
  • 3 cucharadas de mahonesa
  • Sal y aceite de oliva

Preparación:

1.- Debemos decirle al pescadero o pescadera que nos limpie la merluza quitándole la cabeza y la cola y la espina central. Debe quedar abierta como un libro.

2.- Pelamos la cebolla y la cortamos por la mitad. Hacemos tiras finas y refreímos con un poco de aceite hasta que estén doraditas.

3.- Una vez estén refritas las cebollas retiramos el exceso de aceite con la ayuda de un colador y le añadimos dos o tres cucharadas de mahonesa.

4.- Salamos la merluza y la colocamos en la fuente en la que vayamos a hornearla. La rellenamos con la cebolla y le colocamos por encima las gambas arroceras peladas.

5.- Cerramos la merluza y la pintamos por encima con un poco de aceite o colocamos una poco de mahonesa para que se dore y quede brillante.

6.-Introducimos en el horno precalentado a 200° y la horneamos durante 15-20 minutos. Dependerá del tamaño de la merluza.

Receta fácil, sin abundancia de ingredientes y espectacularmente buena. ¡ queda perfecta para sorprender a los amigos en una cena o incluso para comidas de Navidad!

¡Ya me contaréis!

 

domingo, 23 de febrero de 2014

Arroz gratinado con pimientos

¡¡¡ Hola de nuevo!!! Siento la ausencia por aquí y por vuestros blogs, pero es que a veces pienso que el día tendría que tener más horas porque a mí no me llegan para hacer todo lo que quiero. Pero en fin, lo bueno es volver y aquí estamos.

En otras ocasiones ya os he comentado que mi padre es bastante cocinillas y el fue el que me enseñó a hacer este arroz, sencillo, baratito y rápido de hacer.

Ingredientes:

Para 6 personas:

  • 3 pimientos verdes de asar
  • 600 gr de arroz
  • Aceite de oliva virgen
  • Queso para gratinar
  • Dos o tres dientes de ajo
  • Sal

Preparación:

Lavamos y cortamos dos de los pimientos en dados medianos. Reservamos. El que nos queda lo partimos a tiras. Freímos en la aceite de oliva primero los pimientos que están cortado a dados y reservamos. Hacemos lo mismo con el que está a tiras y reservamos a parte. Estos últimos los utilizaremos para decorar el plato. Reservamos también el aceite restante.

En una cacerola ponemos el arroz, los dos dientes de ajo y la sal y añadimos el doble de agua menos un dedito. Es necesario antes de volcar el arroz en la cacerola ver lo que mide en un cuenco para con el mismo cuenco medir el agua. Lo ponemos a fuego medio una vez que comience a hervir y removemos de vez en cuando hasta que se quede seco.

Añadimos entonces los pimientos fritos y el aceite de haberlos fritos y mezclamos. Espolvoreamos la mitad del paquete de queso para gratinar que hayamos elegido y mezclamos de nuevo. Extendemos el arroz en una fuente de horno y colocamos los pimientos a tiras por encima. Espolvoreamos la otra mitad del queso por encima e introducimos en el horno para gratinar. Servimos inmediatamente.

¡Ya me contaréis!