domingo, 14 de septiembre de 2014

Pizza en sartén

No hago muchas veces esta receta porque he de admitir que entre las bases de pizza que vienen hechas y podemos comprar en el súper y las que preparo con la thermomix me apaño bien, pero de vez en cuando si que las hacemos. Me recuerdan mucho a mi infancia, cuando sólo comíamos pizza sí íbamos a una pizzería. Mi madre descubrió esta receta y todo cambió. Aunque no es una pizza al uso, a mis hermanos y a mi nos encantaban.

Hoy la comparto con vosotr@s.

Ingredientes :

  • Un huevo
  • 50cl de leche
  • 2 cucharadas de harina colmaditas
  • Un poco de sal.
  • El resto de los ingredientes son al gusto: tomate, orégano, atún, jamón cocido, champiñones, etc y por supuesto queso.

Preparación:

Comenzamos batiendo un huevo con un poco de sal. Añadimos la leche y la harina. Tenemos que dejar la masa sin grumos. Se puede hacer directamente con la batidora.

 

En una sartén antiadherente pintada con un poco de aceite, volcamos la masa y tapamos. El fuego no debe estar demasiado alto, de momento sólo queremos que se cuaje la masa.

Una vez este cuajada comenzaremos a poner el resto de los ingredientes, extendemos el tomate, champiñones, atún, etc cc y terminamos esparciendo por encima de todo ello una buena ración de queso para fundir y orégano. Tapamos de nuevo y esperamos unos minutos.

Cuando el queso ya está bien fundido levantamos con precaución la masa por un pasito para ver como está de tostada. Cuando veamos que está bastante doradita estará lista.

Sacamos en un plato y lista para comer

¡Ya me contaréis!

Consejo: esta pizza se comerá mejor con cuchillo y tenedor ya que la base no se queda con suficiente consistencia como para que podamos cogerla a trozos.

 

sábado, 23 de agosto de 2014

Mermelada de ciruelas verdes

 

Este año nada más llegar a la aldea me regalaron este cubo de ciruelas verdes, que aunque estaban recibe cogidas del árbol, hacia tiempo que debían haber sido recolectadas porque estaban muy muy maduras.

Así que decidimos hacer mermelada, que encima del requesón o la mantequilla del desayuno está buenísima. Y si le echamos una cucharadita a un yogur natural te chupas los dedos.

Lo primero que hice fue volcar el cubo en el fregadero y lavarlas muy requetebién.

A continuación, las metí en una olla en la que cupieran todas y las puse a cocer. Sólo le añadí un vasito de agua para que al principio no se quemaran. Después ellas empiezan a soltar mucha agua.

Ahí las tuve alrededor de tres cuartos de hora, removiendo de vez en cuando. Cuando observé que empezaba a desprenderse la piel y el hueso las aparté. Separé la fruta del líquido que había soltado, pero reservé el líquido aparte.

Entonces retiré los huesos.

El tiempo de cocción dependerá de lo madura que esté la fruta. En este caso estaba muy madura. La piel no se la retiro porque me gusta encontrármela y además es donde está la fibra, estupenda para nuestro tránsito intestinal, jajaj.

Después volví a poner la fruta en una olla y le añadí el caldo que había reservado. La dejé cocer al menos media hora más y se comenzó a poner más oscurita.

Después de media hora había reducido bastante, fijaos en la marca de la olla.

Momento de añadirle el azúcar. Siempre se ha dicho que la mermelada lleva la misma cantidad de fruta que de azúcar, en peso. Si queréis hacerlo así, en el paso donde hemos retirado los huesos debemos pesar la cantidad de fruta que queda y ahora añadir esa misma cantidad de azúcar.

Yo no lo hice así, lo hice a ojo y según mi gusto, es decir le fui añadiendo azúcar y fui probando hasta que me pareció buena. Me gusta la acidez de la ciruela y si lleva demasiado azúcar se esconde.

Si vais probando debéis recordar que siempre en caliente parecerá más dulce de lo que está cuando se enfría. Dejamos cocer un poco más hasta que adopte la consistencia que queramos. También debemos tener en cuenta que al enfriar queda más espesa.

Es hora de envasar. En este caso nosotros lo hicimos en tarros de cristal reutilizables. Si quereis envasarlos al vacío para que os duren más, deberéis no rellenar el tarro hasta arriba del todo y una vez puesta la tapa, girarlo y esperar que se enfríe el contenido boca abajo. Una vez frío ya podéis poner volver a darle la vuelta.

Nosotros esa tarde rellenamos un bizcocho que nos habían regalado con dos capas de esta rica mermelada. Mmmm!!! Para chuparse los dedos.

¡Ya me contaréis!

 

domingo, 17 de agosto de 2014

Infusión de té verde y cola de caballo

Hace mucho que no encontraba un producto del que hablaros, en este caso de uno de mis descubrimientos. Pues ha llegado el día. He descubierto la bebida del verano, esa que hace que estés todo el día hidratándote, importante siempre y más en verano. Pero además hay que añadirle que tiene un saborcito rico y veraniego: piña colada.

Pero lo importante es que es una infusión fría de té verde y cola de caballo, muy refrescante y que como todas las infusiones nos aporta siempre cosas buenas.

 

Ya sabéis que el té verde tiene muchas propiedades, entre ellas:

1. Se trata de un broncodilatador.

2. Es muy diurético y previene muchos problemas cardiacos.

3. Previene numerosas enfermedades buco dentales, tales como las caries.

4. Combate el cansancio y la fatiga.

5. Ayuda en la pérdida de peso.

Por otro lado está la cola de caballo utilizado mucho con fines estéticos y medicinales. Las propiedades os las cuento a continuación:

  1. Es diurética: La acción más notable de la “cola de caballo” es la diurética, pudiendo aumentar en un 30% la secreción de orina.
  2. Piel: ayuda a combatir notablemente los hongos, el eccema y el herpes entre otros.
  3. Huesos: remineraliza el sistema óseo.
  4. Cicatrizante: ayuda a cicatrizar heridas.
  5. Regenerador celular
  6. Tendones: Galeno, uno de los padres de la medicina antigua, la empleaba hervida para curar los tendones doloridos. Además actúa positivamente sobre la flexibilidad de los tendones y las paredes vasculares.
  7. Bajar de peso: ayuda a adelgazar debido a que elimina líquidos del cuerpo y con ellos se eliminan también el exceso de toxinas.
  8. Hemorragias: muy útil para controlar y curar hemorragias debido a sucapacidad astringente, contrae los tejidos debido a su contenido de taninos, por lo que es muy adecuada para cicatrizar rápidamente y cerrar las heridas sangrantes, frenar y controlar las hemorragias nasales y curar las úlceras cutáneas.
  9. Fortalece notablemente las uñas: por su alto contenido de equiseto.
  10. Piel: si por algo es consentida esta planta es por sus grandes beneficios que aporta a la piel. Su alto contenido de silicio ayuda a mantener y recuperar la salud del tejido conjuntivo que forma la piel. Además, este efecto depurativo previene las arrugas, atenúa las estrías y regenera los tejidos dañados por las variaciones de peso.
  11. Sobre el cabello: evita las canas debido a su rico contenido de sílice, un elemento esencial del tejido conjuntivo además de aumentar el crecimiento del cabello y mejorar su aspecto, y por supuesto rejuvenece, nutre y vigoriza la piel y el cabello.

Lo único que debéis hacer es seguir las instrucciones de preparación de la caja. ¡Ya me contaréis!

 

viernes, 8 de agosto de 2014

Pollo a la naranja chino

Antes de nada os dire que estoy de vacaciones, por lo tanto el blog también lo está casi. Ya volveremos al ritmo normal después del verano, mientras tanto, os iré dejando alguna cosilla.

Esta receta la vi en el blog Julia y sus recetas. La receta es buenísima y muy fácil. Es un blog muy completo e interesante. Os ánimo a que lo visitéis.

Se trata de una receta de pollo a la naranja al estilo chino, buenísima. A mi particularmente me ha encantado, así que vamos a ello.

Ingredientes:

  • - 2 de pollo troceadas
  • - 1 naranja
  • - 1/2 limón
  • - 2 cucharadas soperas de vinagre
  • - 3 cucharadas soperas de salsa de soja
  • - 1 cucharada sopera de piel rallada de naranja
  • - 2 cucharadas soperas de azúcar moreno
  • - 1/2 cucharadita de jengibre molido
  • - 1 cucharadita de ajo en polvo
  • - 2 cucharadas soperas de agua
  • - 1 cucharada sopera de harina de maíz
  • - harina para rebozar el pollo
  • - sal
  • - pimienta molida
  • - 3-4 cucharadas soperas de aceite de girasol

Preparación:


Comenzamos exprimiendo la naranja y el limón y reservando el zumo. Antes debemos rallar la naranja y reservar también la piel.

 

Salpimentamos el pollo cortado a trozos y lo pasamos por harina. En un wok o sartén calentamos un poco de aceite y refreímos el pollo.

Reservamos el pollo aparte. Ahora, en el mismo aceite añadimos la piel de naranja, el zumo reservado, el jengibre, el azúcar, la soja, el vinagre y el ajo en polvo y dejamos hervir un par de minutos.

Añadimos el pollo y dejamos unos minutos.

Diluimos la harina de maíz en el agua y se la añadimos al pollo esperando que espese. Retiramos del fuego y listo.

Podemos servirlo con arroz blanco, fideos chinos o verduras, como lo hice yo.

 

¡Ya me contaréis!

 

domingo, 20 de julio de 2014

Pollo tikka curry. / Horno convección.

No se si conocéis este aparato, el de la foto. Se trata de un horno de convección. A mi me lo regalaron cuando me casé, hace ya 13 años. Tengo un tío cocinero y el fue quien me lo regaló. La verdad es que al principio lo vi un poco aparatoso, pesado y difícil de utilizar. Esté en concreto es americano, así que no me servían ni siquiera las recetas que venían, pero poco a poco, con el tiempo le he ido cociendo el tranquillo.

Dispone de una rejilla que separa el alimento que estés cocinando del fondo de la olla de cristal con el fin de que el aire caliente circule correctamente y el alimento se cocine igual por todos lados. Los alimentos pueden disponerse sobre la rejilla directamente o en una fuente apta para hornos y está a su vez sobre la rejilla. Como el horno es redondo suelo utilizar o las fuentes de pirex redondas o las de repostería. También dispone de una rejilla más alta para que el alimento quede más cerca de la fuente de calor que está en la tapa y se dore o gratine antes.
Además, este en concreto es digital, así que que es bastante cómodo. Jugamos con tiempo, velocidad del aire y grados centígrados. Tiene un botón de precalentamiento, que hay que utilizar siempre antes de cualquier receta y uno de limpieza para su autolimpiado.

En fin, que no es que me patrocine la marca de este horno en concreto, ni de otros que hay en el mercado ya mucho más baratos, alrededor de 35-40 euros, pero lo cierto es que lo veo mucho más limpio, rápido y económico en el gasto energético que el horno convencional que todos tenemos en casa. El pollo sale riquísimo, se asan los pimentón estupendamente, incluso fríe sin aceite, a modo de freidora, etc. Yo os lo cuento porque sabéis que me gusta compartir. Yo utilizo también mi horno normal, pero este es genial para recetas como esta.

Pollo tikka curry


Ingredientes:
  • 4 muslos y contra muslos de pollo
  • Patatas
  • 2 cebolla
  • 3 dientes de ajo
  • Un ramito de perejil
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Especia tikka curry

Preparación:

Antes de nada os dejo una foto de la especia que he utilizado Tikka curry con un punto de picante. Estas en concreto las compré en Gibraltar en el supermercado Morrisons. Supongo que en grandes superficies en la zona de alimentos del mundo la podréis encontrar y si no la cambiamos por otras especias o por pimentón que sale riquísimo

Y ahora sí vamos con la receta.

En una fuente de horno colocamos las patatas cortadas a cuartos, las cebolla en tiras y el perejil picadito. Regamos con bastante aceite y removemos todo para que mezcle bien. A continuación le añadimos la tikka curry y la sal y volvemos a mezclar bien.

Limpiamos bien el pollo, lo salamos, le añadimos la sal, la tikka curry, cebolla y los dientes de ajo bien picaditas. Lo colocamos encima de las patatas haciendo hueco entre ellas.
Precalentamos el horno, en este caso tarda 6 minutos y colocamos la fuente dentro. Cerramos la tapa.
Programamos 25 minutos, velocidad alta temperatura 260º. Cuando acabe el tiempo le damos la vuelta al pollo con cuidado para que se dore por el otro lado y movemos un poco las patatas.
Volvemos a programar igual que antes, pero en este caso sólo 10 minutos. Ya sólo nos queda comérnoslo.
¡Ya me contaréis!

 

Pollo tikka curry. / Horno convección.

No se si conocéis este aparato, el de la foto. Se trata de un horno de convección. A mi me lo regalaron cuando me casé, hace ya 13 años. Tengo un tío cocinero y el fue quien me lo regaló. La verdad es que al principio lo vi un poco aparatoso, pesado y difícil de utilizar. Esté en concreto es americano, así que no me servían ni siquiera las recetas que venían, pero poco a poco, con el tiempo le he ido cociendo el tranquillo.

Dispone de una rejilla que separa el alimento que estés cocinando del fondo de la olla de cristal con el fin de que el aire caliente circule correctamente y el alimento se cocine igual por todos lados. Los alimentos pueden disponerse sobre la rejilla directamente o en una fuente apta para hornos y está a su vez sobre la rejilla. Como el horno es redondo suelo utilizar o las fuentes de pirex redondas o las de repostería. También dispone de una rejilla más alta para que el alimento quede más cerca de la fuente de calor que está en la tapa y se dore o gratine antes.
Además, este en concreto es digital, así que que es bastante cómodo. Jugamos con tiempo, velocidad del aire y grados centígrados. Tiene un botón de precalentamiento, que hay que utilizar siempre antes de cualquier receta y uno de limpieza para su autolimpiado.

En fin, que no es que me patrocine la marca de este horno en concreto, ni de otros que hay en el mercado ya mucho más baratos, alrededor de 35-40 euros, pero lo cierto es que lo veo mucho más limpio, rápido y económico en el gasto energético que el horno convencional que todos tenemos en casa. El pollo sale riquísimo, se asan los pimentón estupendamente, incluso fríe sin aceite, a modo de freidora, etc. Yo os lo cuento porque sabéis que me gusta compartir. Yo utilizo también mi horno normal, pero este es genial para recetas como esta.

Pollo tikka curry


Ingredientes:
  • 4 muslos y contra muslos de pollo
  • Patatas
  • 2 cebolla
  • 3 dientes de ajo
  • Un ramito de perejil
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Especia tikka curry

Preparación:

Antes de nada os dejo una foto de la especia que he utilizado Tikka curry con un punto de picante. Estas en concreto las compré en Gibraltar en el supermercado Morrisons. Supongo que en grandes superficies en la zona de alimentos del mundo la podréis encontrar y si no la cambiamos por otras especias o por pimentón que sale riquísimo

Y ahora sí vamos con la receta.

En una fuente de horno colocamos las patatas cortadas a cuartos, las cebolla en tiras y el perejil picadito. Regamos con bastante aceite y removemos todo para que mezcle bien. A continuación le añadimos la tikka curry y la sal y volvemos a mezclar bien.

Limpiamos bien el pollo, lo salamos, le añadimos la sal, la tikka curry, cebolla y los dientes de ajo bien picaditas. Lo colocamos encima de las patatas haciendo hueco entre ellas.
Precalentamos el horno, en este caso tarda 6 minutos y colocamos la fuente dentro. Cerramos la tapa.
Programamos 25 minutos, velocidad alta temperatura 260º. Cuando acabe el tiempo le damos la vuelta al pollo con cuidado para que se dore por el otro lado y movemos un poco las patatas.
Volvemos a programar igual que antes, pero en este caso sólo 10 minutos. Ya sólo nos queda comérnoslo.
¡Ya me contaréis!

 

lunes, 14 de julio de 2014

Quesada con cerezas

El otro día me tuve que quedar en casa, malicucha. No estoy acostumbrada, la verdad. Y es que a mí me gusta quedarme en casa pero de vacaciones, no enferma.

Pero bueno, lo positivo fue que saqué esta recetilla del programa de Carlos Arguiñano y su hermana Eva, que no puedo ver nunca. Me pareció tan sencilla y con tan buena pinta que la tenía que copiar y compartirla con vosotr@s.

 

Ingredientes:

  • 1 vaina de vainilla
  • 2 huevos
  • 2 yogures naturales
  • 80 gr de azúcar
  • 30 gr de harina
  • 20 cerezas

Preparación:

Comenzamos abriendo la vaina de vainilla y limpiando con la punta de cuchillo toda la semilla interior. La vaina no la tiramos, se guarda para aromatizar leche en cualquier otro postre.

En un bol cascamos los dos huevos y añadimos la vainilla y el azúcar. Con ayuda de una batidora de montar montamos los huevos hasta que quede una cremita muy muy espumosa.

Añadimos entonces los yogures y mezclamos un poco más.

Tamizamos la harina sobre el bol y agregamos las cerezas sin hueso. Mezclamos con ayuda de una lengua o cucharón.

Podemos hacer una Quesada grande o varias individuales, que ha sido mi opción. Engrasamos los moldes con mantequilla y espolvoreamos bien con harina. Añadimos la masa de la Quesada con la ayuda de un cazo de servir repartidas entre los 4 recipientes.

Introducimos las quesadas en el horno precalentado a 180º durante 20 o 25 minutos. Y listas.

¡Ya me contaréis!