sábado, 30 de enero de 2016

Garbanzos con sepia

¡Qué bueno cuando llegas a casa después del trabajo y solo tienes que calentar la comida! Y más si es un plato de cuchara, como decimos por aquí por eso sur. Calentito y completo. Tengo que confesar que no soy muy foro fa de la sepia o chocos guisados, pero a los míos si les gusta, así que hay que ceder, que otras veces ceden ellos con lo que me gusta a mí.

Ingredientes:

  • 500 gr de barbanzos previamente remojados o dos tarros de garbanzos regiamente enjuagados.
  • 700 gr de sepia limpia.
  • 2 tomates
  • 1 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 2 hojas de laurel
  • 1 ramita de perejil
  • 2 cucharaditas de pimentón dulce
  • Aceite
  • Sal
  • 50ml de vino blanco.

Preparación:

Yo los hice en la olla exprés, pero podéis utilizar la olla rápida y si son garbanzos de tarro ya cocidos, entonces una olla normal.

Empezamos cortando la cebolla y los ajos muy pequeños, y en la olla que vayamos a utilizar ponemos un chorro de aceite a calentar. Rehogamos las cebollas y los ajos con el laurel.


Mientras, iremos rallando el tomate.¡ A mí que me da pena quitarles la piel por aquellos de las vitaminas! Así que lo que hice es utilizar la picadura y los piqué. Luego se los añadí al sofrito de cebolla.

Seguimos friendo y pasados unos 7 u 8 minutos le añadimos la sepia limpia y cortada y la rama de perejil.

Y a continuación el vino blanco y la sal.

Dejamos 3 o 4 minutos que se evapore el alcohol y ponemos las dos cucharaditas de pimentón. Removemos.

Entonces añadimos los garbanzos y el agua hasta cubrir el guiso. Cerramos la olla y dejamos cocer. Dependerá de la olla que estemos usando estarán más o menos tiempo. La sepia se pone pronto tierna, así que si los garbanzos son de bote en 15 minutos estará. En mi caso la puse en la olla exprés y la tuve 30 minutos después de que comenzara a girar.

Están riquísimos. Un rico plato repleto de proteínas animales y vegetales. ¡Ya me contaréis!

 

jueves, 21 de enero de 2016

Revuelto de berenjenas

Recetilla fácil, sana, rica y light. Muy socorrida para la cena porque se tarda poco en cocinarla. En casa las berenjenas nos gustan mucho y las comemos de diferentes maneras. Esta forma es una de ellas. Ya os iré contando algunas otras.

Ingredientes:

  • 1 cebolla
  • 2 berenjenas grandes
  • 3 huevos.
  • Queso para fundir.
  • Aceite y sal.

Preparación:

Comenzaremos lavando bien las berenjenas y quitándoles el rabillo. Las cortamos en tiras a la largo y estás en daditos. Yo no suelo pelarlas, las tomo con piel.

Pelamos y cortamos la cebolla pequeñita y en una olla o sartén que disponga de tapadera ponemos un poco de aceite y pochamos la cebolla. Cuando este cogiendo color, añadimos las berenjenas cortadas a daditos y añadimos un poco de sal. Tapamos y vamos removiendo cada dos s otros minutos hasta que las berenjenas estén tiernas.

Agregamos entonces los huevos bien batidos donde habremos añadido el queso y removemos para que se cuajen los huevos y se funda el queso.

Retiramos del fuego y listo. ¡Ya me contaréis!

 

miércoles, 13 de enero de 2016

Berenjenas con queso y jamón cocido.

Por las noches cuesta más cocinar, al menos a mí me pasa, pero hay que hacerlo para que no habramos el frigorífico o la despensa y nos comamos cualquier cosa. Tiraríamos a la basura el esfuerzo de todo el día, así que ea! a anotar recetas sencillas y ricas como esta.

Ingredientes:

  • Una berenjena grandota
  • 12 lonchas de queso havarti ( que es bajo en grasa)
  • 16 lonchas de jamón cocido si es del cuadrado.
  • Orégano
  • Ajo en polvo
  • Queso para gratinar.

Sobre el queso para gratinar es mejor utilizar eLa mozzarella y no en mucha cantidad pero yo estoy acabando cosas que tenía en el frito y puse este que veis en la foto, puse algo menos.

Preparación:

Comenzaremos cortando la berenjena después de lavarla y secarla, en rodajas muy finas. Las dispondremos sobre papel de cocina y sobre ellas pondremos otro papel de forma que aplastando las un poco suelten el exceso de agua.

Engrasamos un molde con aceite y colocamos una capa de rodajas de berenjena hasta cubrir el fondo.

A continuación, colocaremos sobre ellas una capa de jamón cocido.

Y sobre el jamón, el queso. Repetiremos este proceso dos veces y acabaremos con una capa de berenjenas.

Espolvoreamos con ajo picado y orégano y cubrimos con queso para gratinar. No es necesario poner sal porque el queso ya lleva y así eliminamos el exceso de este producto.

Tendremos el horno precalentado a 225° y meteremos la fuente de nuestras berenjenas durante 25 minutos. Pasados los primeros 15, será necesario que tapéis las berenjenas con un trozo de papel de aluminio para que no se queme el queso. Dejamos reposar unos minutos dentro del horno y servimos tibio.

¡Ya me contaréis!

 

sábado, 9 de enero de 2016

Crema de calabaza diferente

Primera recetilla del año nuevo. Una cremita sana y no por ello menos apetitosa. Es una crema fácil de cocinar, con pocos ingredientes y muy, muy buena. La he rescatado de uno de los vídeos de la bloggera Isasaweis que no si conocéis pero que tiene recetas sanas y deliciosas a la par que fáciles de elaborar.

Además los reyes me han traído sus dos libros, uno de ellos dedicado a la cocina sana para disfrutar, que así se llama, así que os iré colgando algunas de las recetilla se que haga.

Por de pronto aquí va la primera.

 

Ingredientes:

  • Una calabaza de cacahuete. Esas que tiene forma de este fruto.
  • Una cebolla grande.
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 cucharadita de jengibre en polvo.
  • 2 cucharaditas de cúrcuma.
  • 1 paquetito de bacalao ahumado o de gambas crudas.
  • Aceite de oliva

Preparación:

Pelamos y cortamos la calabaza en trozos y reservamos. Hacemos lo mismo con la cebolla y en una olla ponemos a calentar un poco de aceite de oliva y añadimos la cebolla y rehogamos unos minutos hasta que se dore bien.

A continuación, cuando la cebolla este dorada, añadimos la calabaza, la, sal, la cúrcuma y el jengibre.

Removemos bien para que se mezclen todos los ingredientes. Empezaremos a disfrutar de los olerse de las especies. Echaremos agua hasta casi cubrir y dejaremos cocer unos 20 minutos en olla normal.

Al terminar, cuando la calabaza ya está tierna, le añadimos el bacalao. Puede ser también un paquete de gambas. Con ambos ingredientes esta buena. El bacalao no se nota al final, queda perfectamente ligado con el resto de los sabores y no podrías decir que lleva este ingrediente.

No hace falta cocer más puesto que ni las gamas, si es vuestra opción, ni el bacalao necesitan más calor que el que ya tiene el guiso. Batimos bien hasta que quede una crema fina y añadimos a la hora de servir un poco de sésamo o unas gotas de aceite en crudo o ambas cosas incluso.

¡Ya me contaréis!

 

jueves, 7 de enero de 2016

Consejos para empezar una alimentación saludable

Debemos tener en cuenta que para conseguir estar saludables y en nuestro peso, depende de la persona un 70 u 80% se debe a la alimentación y el 20% o 30% restante al ejercicio físico, por lo tanto es necesario poner especial atención en algunos consejos que he recabado después de muchas lecturas:

1) Come 5 veces al día porque no hay que pasar hambre. Hay que hacer un desayuno completo que contenga carbohidratos, proteínas y grasas buenas. A media mañana, tomaremos un snack, fruta, yogur, trocito de pan con algo de embutido magro. Entre el almuerzo y la cena hay que volver a hacer una paradita para comer otro tentempié diferente al de la mañana, y así con la cena completaremos las cinco comidas. No se trata de comer 5 grandes comidas, se trata de que de las principales quitemos algo que podamos tomarnos entre comidas.

2) Evitar comer: azúcares, sal en exceso, bollerías industriales, fritos, alimentos procesados ( embutidos, salchichas, hamburguesas y carnes picadas envasadas...) harinas blancas, salsas envasadas y quesos grasos.

3) Cocinar a la plancha, al horno, al vapor, evitando utilizar aceite en exceso, dar sabor a los platos con especias, cocinar tus propias salsas con yogur, mostaza..., usar sal sin sodio.

4) Cambiar la leche y los yogures enteros por los 0%m.g y desnatados, hacer tus propios batidos de frutas, usar mermeladas sin azúcares añadidos, pan blanco por integral, avena o centeno, usar azúcar, pasta y arroz integral, azúcar por endulzantes, cacao en polvo por cacao puro desgrasado.

5) Beber litro y medio o dos litros de agua. No hay que agobiarse al principio, con beber cada día un poco más que el anterior es suficiente.

Estos consejillos básicos pueden ayudarnos a ponernos en marcha en esta nueva etapa en la que decidimos cuidarnos por dentro y por fuera.

¡Contadme qué pensáis!

 

miércoles, 6 de enero de 2016

Año nuevo, vida nueva.

 

Esta es la frase con la que todos o casi todos comenzamos el año. Siempre hacemos buenos propósitos al comenzar el año aunque a veces nos duren poco.¿ Pero por qué no intentarlo cada año? Es un buen momento. Hacemos balance del año que se va y cómo es lógico esperamos y abrimos los brazos para recibir al nuevo. Al menos eso hago yo. Y este año he decidido abrir los brazos todo lo que pueda y esperar que solo vengan cosas buenas. Así os lo deseos a todos, a los que me leen y me siguen y a los que no también. A todos en general.

No es que el año que se ha ido haya sido malo, que no lo ha sido, sino que espero con ilusión el que viene. Hay propósitos que se hacen todos los años, dejar de fumar, ir al gimnasio, hacer dietas, viajar, salir más o menos, depende del caso, jajaja, y un largo etc, pero solo algunos se cumplen.

Este año yo solo tengo dos nuevos propósitos en los que debo poner especial atención, en los que debo mejorar y son: alimentarme mejor y hacer un poco más de ejercicio. Simplemente para sentirme mejor, para estar mejor, por dentro y por fuera. Hasta ahora alimentarme mejor siempre era sinónimo de ponerme a dieta, cosa que he hecho en miles de ocasiones, para conseguir perder peso, con unas más y con otras menos, pero siempre con el mismo objetivo, perder peso. Con el paso del tiempo he podido constatar que lo que se pierde es el tiempo, se aparcar los problemas por un tiempo para luego volver a tenerlos a veces multiplicados por dos. Porque es lo que ocurre en la mayoría de los casos.

Esta vez no será así, porque el objetivo es estar mejor perdiendo peso o no. Sentirme mejor, tener más energía y finalmente estar más segura de mí misma y en definitiva estar contenta. Es por lo que el blog dará un giro, no demasiado brusco, porque en otras ocasiones he publicado recetas que bajo la etiqueta de light se referían a recetas de dieta. En esta ocasión no habrá etiquetas nuevas, simplemente nuevas recetas que valoren diferentes aspectos de lo que vamos a cocinar y a comer y en lo que también vamos a disfrutar. No podemos olvidar que la comida es uno de los placeres de la vida para el 95% de las personas, que la usamos como medio de socialización y que vivimos rodeados de eventos y momentos de disfrute con amigos, familias, compañeros de trabajo, etc alrededor de la comida. Es imposible entonces hacer una dieta estricta que te impida precisamente ser feliz o al menos disfrutar. Así que yo he decidido comer sano pero disfrutar, no sentirme culpable y no tener ansiedad. Aceptar las invitaciones de mis familiares y amigos e invitar. Salir sin creer que estoy cometiendo un pecado, cuando estoy a dieta o comérmelo todo cuando no lo estoy.

Espero que algu@s me estéis entendiendo. La propuesta que os hago entonces es seguir visitándome, siguiendo el blog pero sabiendo que las recetas que vais a encontrar de aquí en adelante son recetas sanas, poco calóricas pero enérgicas para el almuerzo y suaves para la cena. Pensadas y elegidas a diario para tener una alimentación sana y equilibrada. Aunque de vez en cuando nos saltemos esa premisa, que no digo yo que no, pero aún en esos casos intentaremos que sean recetas válidas para no dejar de sentirnos bien.

Feliz año nuevo a to@s y espero que este año los que os unáis a este reto también consigáis sentiros bellos, por dentro y por fuera.

 

sábado, 12 de diciembre de 2015

Banana Bread de Tania Llasera

¡Hola, buenas tardes!

No suelo cocinar por la tardes los días entre semana recetas dulces, pero llevaba bastante tiempo detrás de hacer una receta de Banana Bread que he visto mucho últimamente en las redes sociales, concretamente en instagram en la que sigo a Tania Llasera, ya que me parece una chica valiente, natural como la vida misma, sencilla, familiar y además monísima.

Pues si no lo sabíais su madre es inglesa y aunque se han criado y vivido en Bilbao, en su fotos y recetas que a veces comparte, se recuerda la procedencia de una parte de su familia, como es el caso de este Banana bread. Y resulta que yo tenía unos plátanos ya pasados y los reservaba desde hace unos días para elaborar esta receta. Y era hoy o nunca, porque ya estaban demasiado pasados, como podréis comprobar en una foto más abajo.

Así que os cuento como lo he hecho y que tal ha resultado. Pero antes os comento que como para la mayoría de recetas dulces británicas o americanas, las medidas son culps o spoons. Ya os había enseñado el juego de cups de medidas que compre hace un año o así cuando me enseñaron la receta del brownie americano. Hoy os enseño también otro juego de diferentes medidas de cucharadas (spoons). Lo venden en cualquier gran supermercado o tienda específica. Os lo dejo al final de la receta.

Ingredientes:

  • 1 cup harina
  • 2 spoons ( se refiere a la cuchara de mesa) de cacao en polvo
  • 1 tea spoon (cucharita de postre)de bicarbonato sódico.
  • 1 tea spoon de canela
  • 1 tea spoon de vainilla
  • 1 pizca de sal.
  • 1/3 cup de miel
  • 1 huevo
  • 3 plátanos
  • 1/2 yogur griego ( yo vitalinea natural cremoso desnatado)
  • 1 puñado generoso de avellanas ( yo sólo tenía nueces)

Preparación:

Ponemos los ingredientes secos menos las avellanas en un bol.

Hacemos lo mismo en otro bol con los ingredientes húmedos. Fijaos como estaban mis plátanos de pasado.

Mezclamos los ingredientes cada uno en su bol para lo que usamos simplemente un tenedor o cuchara. Y posteriormente vertemos uno en el otro y mezclamos bien.

Una vez bien mezclado en un recipiente para horno engrasado y enharinado, vertemos la mezcla y lo introducimos en el horno precalentado a 180º grados durante una hora.
¡El resultado es delicioso! ¡Ya me comentaréis!
Estas son las cucharas de la que os hablo al principio y que me sirven para tomar medidas exactas. ¿Las conicíais? Supongo que sí, no he descubierto América yo!