domingo, 19 de enero de 2014

Galletas crujientes de chocolate

No se cuántas veces habré repetido a lo largo de todo este tiempo y de todas las recetas que he ido publicando la palabra FÁCIL, pero es que si algo define a mi blog, seguramente es eso, que las recetas son fáciles de hacer, poco costosas y ricas en el resultado. Y es que, digo yo, bastantes horas debemos llevarnos en la cocina a lo largo de nuestras vidas para complicarnos continuamente. Quienes tenemos la fortuna de trabajar fuera de casa vamos algo escasas de tiempo, por eso, a pesar de que, como es mi caso, me guste cocinar, la mayoría de las veces voy con algo de prisas.

No por ello debemos de comer mal y desequilibradamente, así que en eso baso mis recetas, en que sean fáciles, rapiditas pero sanas y ricas.

Estas galletas cumplen con todas estas condiciones, además si os gusta cocinar con niños son ideales porque no manchan, no es necesario que estiremos la masa, ni utilizar corta pastas ni nada de eso. Las puede hacer cualquiera.

Y después de esta parrafada que os acabo de soltar, jajaja... vamos con ellas.

 

Ingredientes:

  • 250 gr de harina
  • 90 gr de chocolate en polvo
  • 1 cucharada sopera de levadura en polvo.
  • 100 gr de copo de avena
  • 100 gr de azúcar
  • 200 gr de mantequilla derretida
  • 2 huevos grandes
  • 50 gr de pepitas de chocolate
  • Mantequilla para untar y harina para espolvorear o una hoja de papel vegetal de horno.

Preparación:

Encendemos el horno a 180º. Colocamos sobre la bandeja del horno la lámina de papel vegetal o la untamos de mantequilla y espolvoreamos con harina. A mi me parece bastante más cómoda la primera opción, pero hay veces que no disponemos de las laminas de papel vegetal.

En un bol grande añadimos la harina, el cacao el polvo, la levadura, el azúcar y los copos de avena y mezclamos bien hasta que quede todo bien ligado y sin grumos.

Derretimos la mantequilla en el microondas (1 minuto) y la añadimos a los huevos batidos. Mezclamos bien y vertemos la mezcla en el bol donde están todos los ingredientes secos. Comenzamos a mezclar con una cuchara de madera o cualquier otro utensilio. Notaremos que la masa se va quedando demasiado compacta, será el momento de meter las manos y amasar un poco, pero en plan estrujón, nada de movimientos profesionales.

Debe quedar una masa compacta y seca que no mancha apenas las manos.

Hacemos entonces pequeñas bolitas con ella y antes de colocarlas en la fuente que teníamos preparada las achatamos un poco. Las colocamos separadas una de otras y las introducimos en el horno durante 20 - 25 minutos, dependerá si las queréis más o menos crujientes ( yo 25 minutos).

Las sacamos el horno transcurrido el tiempo y las dejamos enfriar, aunque templaditas están fenomenales.

¿Fáciles o no? ¡Ya me contaréis.!

Y como ya sabéis mi afición a hacer regalos handmade o hechos por uno mismo, estas galletas bien empaquetaditos serían un regalo estupendo para alguien que adoré el chocolate. ¿Qué os parece?

 

3 comentarios:

  1. Oh siiiiii, que riquísimas Raquel, yo hago unas parecidas pero también les pongo arándanos deshidratados, buff, delicia total. Estas tengo que probarlas, aunque son muy parecidas las haré porque seguro que me van a encantar y con lo galletera que soy yo...jajajajaja
    Un besooo

    ResponderEliminar
  2. Hola, felicidades por tu blog. Es realmente agradable y cuántos hermosa receta. Me he unido a sus partidarios. Si te gusta la falta falta también. Francesca.

    ResponderEliminar
  3. Anda que no tienen que estar buenas! A ver si me animo, el problema será no comer más de un par, seguro XD!

    ResponderEliminar