sábado, 30 de marzo de 2013

Bacalau a modo da Isabel

Vamos con otra recetilla de bacalao. Como ya sabéis a mi me encanta y cada vez que cocino bacalao intentó cambiar la receta y hacer una nueva. En este caso, y para ser honesta, la cocinera no he sido yo sino una amiga portuguesa, Isabel, ¿qué más se puede pedir?

Con esta receta me despido de mi adorada aldea portuguesa, Encoberta do Pindo donde hemos pasado unos días estupendos, no sin antes agredecer a Fernando e Isabel su hospitalidad y cariño. Y a mis papis, hermana, cuñado y mini sobrina por hacer estos días tan especiales. Os queremos mucho.

Ingredientes:

  • Un trozo de bacalao por persona (6 por ejemplo)
  • 2 cebollas
  • 2-3 dientes de ajo
  • 2 hojas de laurel
  • 3-4 pimientos verdes o rojos, al gusto.
  • Harina de trigo
  • Aceite de oliva

Preparación:

Ponemos a calentar una sartén con abundante aceite de oliva. Pasamos los trozos de bacalao ya desalados por harina y lo freímos por ambas caras. Reservamos. Pelamos y cortamos las cebollas y los ajos a láminas y los refreímos en una sartén con bastante aceite de oliva . Cuando estén cogiendo colorcito añadimos los pimientos cortados a tiras y dejamos que se pongan blandos, pero no demasiado fritos.

En una fuente apta para el horno colocamos una capa del refrito de cebolla y pimientos y sobre ella los trozos de bacalao. Nuevamente encima del bacalao extendemos el resto del refrito y metemos la fuente en el horno precalentado a 180º. Si la cebolla está bien doradita el tiempo en el horno será menor, unos 10 minutos. Si no ha quedado demasiado dorada lo dejamos un poco más.

El secreto esta en que el refrito debe tener bastante aceite ya que esta será la única salsa que tenga el bacalao, así que sed generos@s.

Nosotros lo acompañamos con unas patatas fritas y un poco de arroz con verduras, pero eso es cuestión de gustos.

¡Ya me contaréis!

 

 

lunes, 25 de marzo de 2013

Torrijas

¡Feliz Semana Santa a tod@s! A los que estáis de vacaciones y a los que os queda poco para pillarlas. Y ¿qué sería de la Semana Santa sin sus dulces típicos? Aquí en Cádiz se estilan las torrijas. A mi me chiflan, pero como siempre, lo que más me gusta es pasar una tarde en familia cocinándolas. Y eso es lo que hemos hecho esta tarde, hacer torrijas. El día acompañaba porque la tarde estaba súper lluviosa y no se podía salir a la calle, así que hemos aprovechado.

El pan utilizado es pan especial para torrijas, parecido al pan de molde pero un poco más compacto. Cuando no se comercializaba este pan especial, hacíamos las torrijas con pan de molde que dejábamos endurecer un poco o bien rebanadas de pan blanco de días anteriores. Hoy en día el merado nos lo pone más fácil y podemos comprar este tipo de pan en varios tamaños. Este es el más pequeño. Quedan torrijas de bocado.

Os dejo la recetilla y el paso a paso y espero que me comentéis qué dulces o comidas cocináis por estas fiestas. Un besazo a tod@s.

 


Ingredientes:

  • Una barra de pan especial para torrijas.
  • 1 vaso de leche
  • 1 vaso de vino dulce seco
  • 2-3 huevos
  • Aceite de girasol, aunque se puede utilizar también de oliva.
  • 300 gr de miel.

Preparación:

Paso 1

Sacamos el pan de la bolsa para que se airee un poco antes de comenzar.

Paso 2

En una fuente vertemos el vaso de leche y el de vino dulce y mezclamos bien. Metemos las rodajas de pan y esperamos a que se empapen bien. Este paso es importante porque el pan tarda un poco en empaparse, así que debemos tener paciencia y dejar que se moje bien, de lo contrario quedarán secas.

 

Paso 3

Una vez empapadas las pasamos por huevo bien batido, escurrimos y freímos en abundante aceite bien caliente. Debemos tener cuidado con la temperatura del aceite, una vez esté bien caliente para empezar a freír las rebanadas de pan habrá que bajar un poco la temperatura para que no salgan demasiado quemadas. Si fuésemos a hacer el doble de la cantidad de torrijas ( 2 bolsas de pan), después de freír la primera habrá que pasar el aceite por un colador antes de seguir friendo. Es posible que haya que añadir un poco más de aceite. Al terminar de freírlos las reservamos en una fuente.

Paso 4

Cuando estén todas fritas, comenzaremos a pasarlas por miel. En una olla vertemos la miel y un dedín de agua y esperamos que se caliente. Vamos echando las torrijas con cuidado y le damos vuelta y vuelta dentro de la olla. Reservamos en un plato. Al finalizar, las colocamos en una fue te de presentación y una vez frías....¡listas para comer!

 

¡Ya me contaréis!

CONSEJO: La proporción de leche y vino va al gusto. Las torrijas se pueden hacer sólo de vino, de vino y leche, y para los niños de la casa sólo de leche. El vino debe ser dulce y si es blanco en vez de oscuro saldrán más rubitas. Pero es cuestión de gustos.

¡Espero que paséis una feliz semana!

 

martes, 19 de marzo de 2013

Arroz al horno

Se acabaron las fallas valencianas. Yo no he tenido la suerte de visitarlas nunca. Me pilla fatal con el trabajo, tendría que pedirme días sin sueldo...y no está el horno pa' bollos, como se suele decir. Mira que tengo familia en Valencia que nos invitan cada año, que están encantados cuando algunos de la familia hacen su aparición por allí, pero... el trabajo es el trabajo. Quizás cuando la cosa mejore.

En fin, ¡que vivan las fallas y todos los valencianos! ¡Felicidades por esta maravillosa fiesta!

Hoy os traigo un platito, precisamente valenciano, el Arroz al horno. Exquisito y contundente. Mi tía Puri cuando viene de Valencia a visitarnos siempre hace arroz al horno o una rica paella o fideguá cocinada por mi tío Luis, experto ya en paellas gigantes, porque somos un montón de gente. Un besazo familia, os queremos y os seguimos por Facebook, jajajajajajaj.

 

Ingredientes:

Para 6 personas

  • 2 - 3 patatas medianas.
  • Caldo de carne (puchero)
  • 2 puñados de garbanzos.
  • La carne del caldo ( muslo y contra muslo de pollo, un trozo de carne de ternera, un trozo de carne de cerdo, un hueso de jamón)
  • Arroz ( 2 puñados por persona generosos, en crudo)
  • 1/2 kg de costilla de cerdo cortada pequeñita.
  • 3 morcillas de cebolla.
  • 1 cucharadita de pimentón dulce
  • Un poco de azafrán o colorante alimenticio.
  • 1 tomate
  • 1 cabeza de ajo

Preparación:

Lo importante es tener el caldo preparado. Para ello haremos un puchero, es decir, metemos toda la carne en una olla, la cubrimos generosamente con agua y le añadimos un puñado o dos de garbanzos remojados. Si va en la olla espress la dejaremos 30 minutos una vez empiece a pitar. En olla rápida no tengo ni idea porque nunca he cocinado en una de ellas. Una vez tengamos el puchero listo, sacamos la carne y la desmigamos reservándola para más tarde. Dejamos el caldo sólo. Al puchero también le ponemos por aquí algunos huesos salados para darle un toquecito rancio, pero es cuestión de gustos.

En una sartén con un buen chorro de aceite ponemos a freír la cabeza de ajo entera, sin pelar, sólo con algunos cortes dados en ella y a la vez que se fríe el ajo vamos friendo el resto de ingredientes. Primero las patatas, cortadas a rodajas. Las vamos friendo y apartando, con la cabeza de ajo en el sartén. A las patatas habrá que darles las vuelta en la sartén para que se frían por ambas caras porque el aceite no las debe cubrir.

A continuación, sin sacar la cabeza de ajo de la sartén, añadimos las costillas en trocitos y dejamos que se doren. Igual hacemos con la carne del puchero desmigada y reservamos. En el aceite que queda o añadiéndole un poco más refreiremos un poco el arroz junto con una cucharadita de pimentón dulce y un poco de colorante u azafrán.

Entonces encenderemos el horno a 200º grados y en una fuente de barro o reflectaría, añadimos el arroz, sobre él la carne del puchero refrita, los trozos de costillas, la morcillas crudas cortadas en dos trozos cada una, las patatas fritas y decoramos con lacabeza de ajo.

El arroz debe estar perfectamente medido porque ahora cubriremos el arroz con exactamente el doble de la medida de caldo ( debe estar bien caliente). Introducimos la fuente en el horno y dejamos alrededor de 20-25 minutos observando que no se queme. Quedara seco pero suelto.

Al sacarlo del horno colocamos sobre él unas rodajas finas de tomate crudo. ¡Exquisito!

¡Ya me contaréis!

CONSEJO: El ajo al horno está riquísimo, así que estrujad un par de ellos en vuestro plato y mezcladlo bien con el arroz. ¡Mmmm!

 

No quiero terminar hoy sin desearle a mi padre, un año más un súper feliz día del padre. Creo que ya os he dicho que a mí me parece que el gusto por la cocina lo he heredado de él, aunque si es cierto que aunque se le da bastante bien, no invierte demasiado tiempo en cocinar. Mi madre sin embargo, como la mayoría de las madres cocina a diario.

Cuando vivía en casa, mi madre me mandaba a limpiar el pescado, a lavar y cortar verduras, en definitiva a ayudar...pero era mi padre el que llegando un día especial, fiestas familiares, etc, entraba en la cocina y sin prisas cocinaba y nuevamente allí estaba yo para ayudar. Ese día disfrutábamos. Hoy en día tengo la suerte de vivir muy cerca de ellos y compartir muchos días de cocina y platos especiales.

¡Felicidades papá!

¡Te quiero muuuuuucho!

 

domingo, 17 de marzo de 2013

Cocinas del mundo: Italia

Buenos días a tod@s, ¡qué pechá de lluvia! Aquí no estamos tan acostumbrados a ella como en otros sitios y lo de no ver el sol me entristece un poco. Pero uno, la primavera ya está a la vuelta de la esquina.

Hoy os quiero enseñar el último regalo que me han hecho en relación al blog y sobre todo agradecérselo a la persona que me lo ha regalado. Se trata de mi amiga y ex compañera de trabajo y desde entonces compañera de otras miles de aventuras, Loli. Fue una de las primeras seguidoras de mi blog y no me ha abandonado. Gracias Loli, te quiero mucho.

Se trata de este libro, " Cocinas del mundo: Italia" . Ya tenía el de Portugal, del que extraje por ejemplo la Cataplana de bacalao. Me ha hecho muchísima ilusión. Y pensaréis ¿existen muchos libros de cocina italiana?. Si es verdad, pero.... este tiene la particularidad de que uno de los restaurantes que ha cedido las recetas que podemos encontrar en él es el Restaurante Murivecchi, propiedad de su cuñado Ciro Esposito, italiano él.

 

El restaurante se encuentra en Barcelona en Carrer de la princesa, 59. No lo he visitado, pero sé por otras amigas y compañeras que si lo han hecho que es excelente. Pizzas en horno de leña, ríssotos riquísimos y pasta elaborada y con materia prima de mucha calidad. Os dejo fotos del restaurante y de algunos de sus platos.

 

¡Ya me contaréis si vais por allí!

 

martes, 12 de marzo de 2013

Bizcochito de miel y canela

Y digo bizcochito porque estoy acostumbrada a los bizcochos altos, grandes y fofitos. En este caso este no lo es. Es muy esponjoso pero no es alto ni sale demasiado grande. Si os fijáis tiene más bien apariencia de tarta, aunque realmente es bizcocho.

Los ingredientes son fáciles de conseguir, es más, seguro que los tenéis en casa. La base como siempre de huevos, aceite o mantequilla y harina. Los diferentes, canela y miel. Lo de los piñones ha sido de última hora para decorar un poco. Dejé caer unos hilos de miel por encima del bizcocho y luego puse algunos piñones por encima que se quedaron pegados, claro. Y es que me convenía que así fuese porque la tarta no era para comer en casa, la teníamos que transportar.

 

Ingredientes:

  • 2 huevos
  • 150 ml de miel
  • 150 gr de harina
  • 75 gr de mantequilla
  • 1 cucharada de canela en polvo
  • 2 cucharaditas de levadura tipo Royal
  • 1 cucharadita de bicarbonato sódico.
  • 100 ml de leche

Preparación:

Precalentamos el horno a 170º. Embarramos un molde con mantequilla y espolvoreamos con harina o pan rallado. En mi caso utilicé papel vegetal para forrar el molde.

Derretimos la mantequilla y la dejamos que se enfríe un poco. Yo lo hago en el microondas, 1 minuto a máxima potencia.

En un cuenco batimos los huevos con la miel hasta formar una crema blanquecina. En otro bol mezclamos la harina con la levadura, el bicarbonato y la canela y tamizamos esta mezcla sobre los huevos y la miel batidos. Mezclamos bien y añadimos la mantequilla y la leche. Removemos bien y vertemos en el molde. Lo introducimos en el horno durante 40 minutos a 175º. Como mi horno tiene turbo, pasados los primeros 10 minutos baje la temperatura a 160º.

Transcurrido este tiempo, sacamos el molde del horno y dejamos enfriar el bizcocho sobre una rejilla.

¡Ya me contaréis!

 

sábado, 9 de marzo de 2013

Garbanzos con acelgas

Esta receta tenía ganas de publicarla porque mi super-amiga Loli me había preguntado por ella. Se trata de un guiso de garbanzo, potaje como le llamamos aquí. Sencillo, como la gran mayoría de mis recetas y rápida de cocinar.

Los garbanzos no hay que ponerlos en agua el día antes ya que las acelgas ponen los garbanzos tiernos rápidamente y si lo hacemos en la olla rápida o exprés en pocos minutos estará listo. Así qué no hay excusa para no probarlo al menos. Además podemos cocinar varias raciones a la vez y congelarlo sin problemas, así cualquier otro día solo tendremos que descongelar, calentar y listo.

Loli, siento mucho no haberla podido hacer antes, pero ya sabes lo súper liada que andamos siempre. Espero que llegue a tiempo.

 

Ingredientes:

Para 4 personas

  • 400 gr aproximadamente de garbanzos
  • 600 gr de acelgas
  • 2 hojas de laurel
  • 4 dientes de ajo
  • 1 rebanada de pan
  • 1 chorro de aceite de oliva virgen extra (AOVE)
  • 1 cucharadita de pimiento molido dulce
  • 1 chorrito de vinagre.
  • Un poco de comino
  • Sal

Preparación:

Las acelgas se pueden comprar listas para cocinar ya lavadas y cortadas en bolsas o bien en manojos. Si es el manojo hay que lavarlas muy bien y cortarlas (hojas y troncos). La verdad es que yo me tiro por la comodidad de las bolsas ya listas para cocinar. Me parecen frescas igualmente y mucho más fáciles de manipular. Los garbanzos no deben estar en remojo con anterioridad, pero si se remojan no pasa nada, reducimos un poco el tiempo de cocinado y ya está. En esta ocasión mis garbanzos ya estaban remojados así que eso fue lo que hice, reducir el tiempo de cocción.

Colocamos en la olla que vamos a utilizar los garbanzos y las acelgas y ponemos agua hasta cubrir los garbanzos. Las acelgas ocupan mucho espacio en la olla, pero en cuanto que entran en contacto con el agua caliente se reducen mucho. Cerramos la olla y si es la olla exprés, dejamos 10 minutos cocinar después de que empiece a silvar. No tengo olla rápida, así que no os puedo orientar mucho sobre el tiempo, pero me imagino que quizás serán un par de minutos menos. Al finalizar, abrimos la olla y si vemos que hay demasiado caldo, le retiramos un poco con ayuda de un cazo. En una sartén freímos en un buen chorro de aceite los 4 dientes de ajos partidos por la mitad y a continuación la rebanada de pan. Lo retiramos y lo depositamos en un mortero. En el aceite que sobra y si es demasiado poco, agregamos un poco más, refreímos las hojas de laurel y ya con la sartén retirada del fuego le añadimos la cucharadita de pimentón. Yo utilizo pimentón de la vera agridulce, pero puede ser dulce. Removemos para que no se queme y añadimos esta mezcla a la olla. En el mortero, agregamos un poco de sal y1/2 cucharadita de cominos. Añadimos también un chorro de vinagre y machacamos bien hasta hacer una pasta. Vertemos el majado en la olla y ponemos a hervir unos minutos para que se mezclen los sabores y se evaporé el vinagre.

Servimos en plato hondo y congelamos para otro día. ¡Ya me contaréis!

 

miércoles, 6 de marzo de 2013

Leite - Creme

Este es el postre que tomamos el domingo encima del bacalao. ¡Madre mía, que pechá de calorías! He de confesar que yo no comí ni una cosa ni la otra. Pueden corroborar lo todos los comensales. Pero bueno.... era un día especial. Teníamos invitados y se merecían lo mejor. Entre ellos mi hermana, mi cuñado y mi sobri, ¡que está para comérsela! A ella si que me la comería. Mi cuñado disfrutó muchísimo, ¡todos los platos eran portugueses !.

Bueno os ánimo a probar esta receta porque es exquisita, aunque sería mejor comer un plato algo más ligero que el bacalao con nata.

Ingredientes:

  • 1 litro de leche
  • 1 lata de leche condensada
  • 6 yemas de huevos
  • 2 cucharadas de harina de maíz Maizena
  • 5 cucharadas de azúcar
  • Una pizca de sal
  • Un palo de canela.

Preparación:

En un cuenco partimos los huevos y separamos las claras, nos quedamos solo con las yemas. Con ayuda de unas varillas, removemos bien y las dejamos batidas. Añadimos entonces la leche condensada y el azúcar y mezclamos bien. Introducimos la Maizena removiendo bien para no dejar grumos y finalmente ponemos la leche, la sal y los palos de canela.

Lo llevamos a fuego medio y dejamos que hierva sin dejar de remover. Es súper importante remover continuamente porque de otra manera se crean grumos y se pega el fondo. Así qué ¡atención a este consejo!. Fuego medio y remover, remover, remover. Sólo hay que tener un poco de paciencia veréis que sale rico y es superfácil.

Para servir se llenan cuenquitos pequeños, copas o cualquier otro recipiente de tamaño 1 porción y se adorna con grosellas, guindas, etc. Queda muy bien con azúcar quemado. ¡Recuerda mucho a la crema catalana!

Se sirve frío, y una alternativa al hierro para quemar el azúcar serían los sopletes especiales para cocinar, pero si no lo tenéis podéis hacerlo en horno con el grill. Eso si, no olvidéis que los recipientes tienen que ser aptos para horno.

¡Ya me contaréis!

 

domingo, 3 de marzo de 2013

Bacalao con nata

Otra recetita de bacalao. Una de las más populares dentro y fuera de su país de origen. Un plato bastante calórico, la verdad, pero muy pero que muy rico. Yo lo hago en contadas ocasiones y lo suelo comer cuando viajo a nuestro país vecino.

Es cierto que es un poco elaborado, pero por el número de pasos que hay que dar, pero a la vez es sencillo ya que ninguno de los pasos es complicado y siempre sale bien.

Ingredientes:

Para 4 personas

  • 1 kilo de patatas
  • 3 trozos de bacalao, como 1/2 kilo
  • 1 cebolla
  • 1 puerro
  • 4 dientes de ajo
  • 1 ramo de perejil
  • 200 ml de nata
  • 200 ml de bechamel
  • Sal, pimienta negra.
  • Aceitunas negras
  • 150 gr de queso parmessano rallado

Preparación:

Pelamos y cortamos las patatas en daditos y las dejamos en agua. Ponemos el bacalao a cocer 5 minutos y dejamos que se enfríe en el mismo agua. Pelamos y cortamos el puerro, la cebolla y los ajos, los cortamos y los ponemos en una sartén a refreír. Cuando esté, le añadimos el bacalao desmigado y el perejil picado. Apartamos y comenzamos a freír las patatas en aceite limpio y bien caliente. A medida que se vayan friendo las vamos añadiendo a la mezcla del bacalao.

Al terminar, hacemos la bechamel o bien se la añadimos directamente si la hemos comprado y añadimos también la nata. Dejamos cocinar unos minutos y vertemos en una fuente apta para horno. Espolvoreamos por encima con queso parmessano rallado y gratinamos en el horno.

Cuando lo sacamos del horno terminamos de decorar con unas cuantas aceitunas negras y unas rodajitas de tomate o unos tomates cherries.

¡Ya me contaréis!

¡Buen comienzo de semana a tod@s!