martes, 28 de agosto de 2012

Crema de patata con salmón

Soy fiel seguidora de Isasaweis y me encantan sus vídeos de recomendaciones, sus looks y sus recetas. ¡Esta chica sirve para todo! Hacia tiempo que no entraba es su pagina web y el otro día estuve trasteando por ella un buen rato.

 
Me decidí por estas sopa de patatas y salmón, que yo cambié un poco y en vez de sopa hice crema, que en casa gusta más. Está bastante buena, la verdad, más para invierno que para verano, pero aquí en la sierra estos días está haciendo algo de fresco y lluvia así que ...es posible comerla sin que te caigan los sudores, ja,ja,ja.

Ingredientes:

  • 2 puerros.
  • 3 patatas grandes.
  • 1 litro de caldo de ave.
  • 1 bandejita de salmón ahumado.
  • Sal y aceite de oliva.
Preparación:

Ponemos a refreír en un poco de aceite los puerros limpios y cortados a rodajas. Cuando tengan color, añadimos las patatas cortadas a trocitos y un poco de sal. Dejamos unos minutos pasados los cuales añadiremos el litro de caldo de ave. Si no tenéis en casa, podéis sustituirlo por un litro de agua y dos pastillas de caldo de ave.

Cuando este tierno batimos con la batidora y dejamos una crema fina. Cortamos el salmón en trocitos pequeños y lo añadimos a la crema. El contraste está rico. ¡Lista para comer!

¡Ya me contareis!

 

lunes, 27 de agosto de 2012

Bacalao desmigado con garbanzos

Ya publiqué una receta de bacalao gráo que a nosotros particularmente en casa nos gusta mucho. Pero esta vez, hemos probado una variante que si puede ser ¡está aún mejor!. La hemos comido en casa de Isabel, aquí en la aldea, que amablemente nos ha invitado, ella y su marido Fernando. Y que tantas veces nos regala productos de su hermosa huerta que ya os mostré.

En portugués esta receta se llama Meia-Desfeita de bacalao.

Ingredientes:

  • 3 trozos de bacalao desalado.
  • 400 gr. de garbanzos.
  • 3 huevos
  • 2 cebollas
  • 3 dientes de ajo.
  • 2 hojas de laurel.
  • Un manojo de perejil.
  • Aceite de oliva virgen.
  • Vinagre.
Preparación:

En una olla exprés ponemos a cocer los garbanzos con media cebolla, unos dientes de ajo, un par de hojas de laurel, un chorrito de aceite y un poco de sal. Dejamos media hora desde que comienza a girar la válvula y retiramos del fuego. En otra olla a parte ponemos a cocer el bacalao, dejándolo 10 minutos en el agua hirviendo y una vez cocido, lo sacamos del agua y lo desmigamos quitándole todas las espinas. Cocemos igualmente los huevos, pelamos y cortamos a trozos o rodajas.

Picamos las cebollas pequeñitas y el perejil y comenzamos a montar el plato. En una fuente colocamos una capa de garbanzos, encima una de cebolla y perejil y otra de bacalao. Comenzamos de nuevo con una de garbanzos, otra de cebolla y terminamos con una de bacalao, perejil y el huevo cocido.

Una vez apartemos en los platos individuales, cada comensal debe añadir aceite y vinagre al gusto.

Un plato exquisito, saludable y económico ¿No?

¡Ya me contareis!

CONSEJO: Puede tomarse frío o templado. Particularmente me gusta mucho templadito.

 

viernes, 24 de agosto de 2012

Berenjena rellenas de carne

¡Mirad que berenjenas tan chiquitas!¡Y estaban buenísimas! Todavía estoy en la aldea, y aquí los vecinos y vecinas son muy generosos y amables. Sin pedir vienen y te dan. De su huerto, por supuesto. Estas son de Maria da Luz, que tiene su huerto muy cerquita de aquí de mi casa y lo cuida ella solita. Es una de las pocas que tienen berenjenas en su huerto, porque por aquí no suelen comerlas, no se por qué. A mi ¡me encantan!.

En esta ocasión las he hecho rellenas de carne. Son nuestras favoritas, pero las preparo de otra muchas formas.

 

 
Ingredientes:

Para cuatro personas necesitaremos:

  • 4 berenjenas grandes.
  • 2 cebollas medianas o una grande.
  • 600 gr de carne picada (al gusto, puede ser ternera, cerdo, pollo o mezcladas, ternera-cerdo)
  • Aceite, sal y pimienta negra.
  • Queso para gratinar.
Para la bechamel:

  • 25 gr de mantequilla.
  • 1 cucharada colmada de harina.
  • Leche.
  • Sal y nuez moscada.
Preparación:

Comenzaremos lavando y despuntando las berenjenas. Las cortamos por la mitad a lo largo y las ponemos en una olla con agua a cocer. Deberemos ponerlas con la piel hacia arriba. Pasados 10 minutos desde que comience a hervir, apartamos y sacamos de la olla. Dejamos que se enfríen un poco y con ayuda de una cuchara y un cuchillo retiramos la pulpa y la apartamos cortaditas a dados pequeños. Las pieles en forma de barquito las colocamos en una fuente de horno.

Seguimos con el relleno. En un sartén ponemos un fondo de aceite y refreímos la cebolla cortada pequeñita. Cuando esté casi refrita, añadimos la pulpa de las berenjenas y añadimos un poco de sal. Refreímos otro poco y añadimos la carne. Dejamos que se refría todo junto y pasados unos minutos apartamos añadiendo un poco de pimienta negra molida y rectificamos de sal.

En un cazo ponemos la mantequilla para hacer la bechamel. Con cuidado antes de que se comience a quemar añadimos la harina y removemos para que la harina se cocine. De otro modo la bechamel sabrá a harina cruda. Cuando tome un color tostadito comenzamos sin dejar de remover a añadir la leche. Cuando veamos que añade consistencia dejamos de añadir leche. Ponemos sal y un poco de nuez moscada.

La bechamel es algo complicada de hacer, no os preocupéis si es la primera vez y no os sale. Suele quedar con grumos. Pero utilizando la batidora al final del proceso quedará perfecta.

Incorporamos la bechamel al relleno de berenjena y carne y mezclamos bien. Con él comenzaremos a rellenar las pieles de berenjenas y una vez rellenas ponemos un poco de queso rallado para gratinarlas. El horno deberá estar caliente, solo en la posición de gratinar y las dejaremos dentro del horno hasta que veamos que el queso se tuesta un poco.

Listas para tomar. ¡Ya me contareis!

 

Kiwis

Ayer os comenté que mi vecina amablemente me ofrece algunos productos de su huerta que yo disfruto mucho ya que además de que todo está buenísimo, es totalmente ecológico.

Pero lo que realmente me sorprendió es la manera de conseguir una sombrita agradable para poder disfrutar de los almuerzos al medio día en la terracita o porche de su casa. Me había dado cuenta de que durante el invierno, las veces que vengo, no tiene nada y les da el sol y en verano está todo cubierto con una especie de trepadora que les proporciona la tan deseada sombra, pero no me había fijado en que tipo de trepadora esa. Ahora lo sé, son ¡Kiwis!

Nunca los había visto y me ha parecido una idea genial. Además para el otoño recogerá un montón de kiwis que ya están madurando.

¿Qué os parece? ¿Lo habíais visto antes? Contadme.

 
 

 
 

jueves, 23 de agosto de 2012

Quesada de naranja

Ya hacía algún tiempo que no publicaba ningún postrecito o repostería, y tenía ganas. Esta Quesada está muy buena. La he hecho dos veces y las dos veces ha salido perfecta, sin ninguna complicación ni dificultad. Por eso la catalogo como una de mis recetas fáciles, rápidas y con ingredientes normales, de los que solemos tener en casa.

 
 
Allá vamos:

Ingredientes:

  • 2 huevos
  • 120 gr de azúcar
  • 120 gr de harina
  • 1 cucharada de levadura.
  • 150ml de leche.
  • 60 gr de mantequilla.
  • La raspa de una naranja y su zumo.
  • Azúcar en polvo para decorar.
Preparación:

En un recipiente batimos los huevos con el azúcar hasta que quede una crema. Añadimos la raspadura de naranja y el zumo y seguimos batiendo. Añadimos entonces la leche, la harina y la levadura.Seguimos batiendo y añadimos la mantequilla derretida. Una vez este todo bien batido y sin grumos vertemos en una fuente pequeña e introducimos en el horno durante 20-25 minutos. Deberemos introducir un cuchillo y sacarlo limpio.

La que veis en la foto es doble, es decir, multiplicar los ingredientes por dos, para que quede más grande. Si quisieran también se puede poner en papelitos de magdalenas y hacerlas individuales. Al terminar se espolvorea con azúcar glas o raspadura de naranja.

Consejo: se puede cambiar la naranja por limón.

 

martes, 21 de agosto de 2012

Arroz con tomate montañés

Es uno de los platos favoritos de mi hijo, el arroz con tomate, pero esta vez nos permitimos una variante. No por ponerle imaginación a la cocina, sino porque al encontrarnos en un riconcito del mundo, aislados del mundanal ruido y tener que conducir no menos de 15 km para poder comprar en un supermercado, a veces, nos conformamos con lo que anda por la nevera. Y así nació, el arroz con tomate montañés, al ir acompañado de taquitos de jamón en vez de mi habitual acompañamiento de pimientos fritos y huevo cocido, que en otra ocasión os mostraré.

Ingredientes:

  • 1/2 kg de tomate frito casero.
  • 300 gr de arroz bomba o redondo.
  • Agua, sal.
  • Taquitos de jamón.
Preparación:

Si el tomate ya esta hecho tenemos mucho adelantado, si no es así, tendremos que freír el tomate primero. Una vez terminada la salsa, añadimos el arroz junto con un poco menos del doble de su volumen de agua. Yo suelo medir el arroz con un vaso o cuenco y con el mismo mido el agua. Removemos y rectificamos de sal. Dejamos a fuego lento que el arroz este listo (15 minutos aproximadamente) removiendo de vez en cuando evitando así que se pegue al fondo de la olla. Si comprobamos que es necesario añadir un poco más de agua al quedarse demasiado seco o no estar el arroz lo suficientemente blando, incorporas un poco más de líquido. Apartamos y servimos pasados unos minutos espolvoreando generosamente los tacos de jamón por encima del plato.

¡Ya me contareis!

 

domingo, 19 de agosto de 2012

Arroz de feichaō

Ya se van acabando las vacaciones, el verano,... Por una parte, estoy triste, como no, pero por otra no tanto. Tengo la suerte de tener unas vacaciones largas , ya lo se, pero también merecidas. Ahora tampoco me importa volver al trabajo, a la rutina del día, a mi vida más organizada, más estresante, sí, pero que también me gusta.

Se acaba mi vida de aldeana, ja,ja,ja. He vivido un mes en esta aldea, eso si, rodeada de amigos que han venido a visitarnos. Hoy se han marchado los últimos y ahora me queda una semana para descansar y coger impulso para comenzar otra nueva etapa.

He cocinado, aunque no mucho, pero si he comido manjares de la tierra en la que estoy, que ya me tiene acostumbrada a esta otra manera de combinar verduras, legumbres y demás ingredientes que hacen de la cocina portuguesa un deleite para todos los sentidos.

Uno de los platos típicos que se pueden comer por aquí tanto en restaurantes y bares como en las casas portuguesas, es el arroz de feichaō. Los portugueses tienen una variedad bastante amplia de habichuelas ( feichaō) y diversas recetas para cada una de ellas. Ya os enseñé una receta que ellos utilizan para acompañar sobre todo a carnes a la brasa, para la que se utiliza una variedad de feichaō que es pequeña y completamente negra. Aquí os la dejo, pero hoy cocinaremos con una habichuela mas grande y roja, muy conocían por nosotros en la península y que ellos hacen con arroz y verduras para acompañar tanto a carnes como a pescados.

Para mi este plato podría ser un plato único en casa y creo que así lo adoptaré.

 
 
Ingredientes:

  • 1 cebolla grande.
  • 1 zanahoria.
  • 1/2 repollo.
  • 3 puñados de habichuelas rojas.
  • 300 gr de arroz largo.
  • Aceite de oliva, sal y agua.
Preparación:

Debemos de poner las habichuelas a remojar la noche anterior. Se colocan en una fuente honda y se cubren de agua. Al día siguiente se escurren y se ponen en la olla expres con una cebolla y una hoja de laurel, cubiertas de agua, durante media hora desde que empieza a girar la válvula. Se puede hacer en una olla normal dejándolas hasta que estén tiernas o en la olla rápida que serán 10 minutos.

En otra olla echamos aceite de oliva hasta cubrir el fondo. Picamos la cebolla finamente y la sofreímos. Añadimos la zanahoria también pelada y cortada a tacos no muy grandes. Dejamos unos minutos más. A continuación, echamos el arroz y el doble de su volumen de agua. Utilizaremos el de cocer las habichuelas. Si queréis que quede más caldoso añadimos un poco de agua más, agregamos la sal y removemos. Dejamos que el arroz se cocine y pasados 10 minutos agregaremos las habichuelas ya cocidas y escurridas y el repollo lavado y cortado. Apartaremos cuando el arroz este listo. El repollo debe quedar enterito, es decir, no demasiado cocido.

TRUCO: Si se desea un sabor más intenso se le puede añadir un poco de chorizo o morcilla cortado a tacos o rodajas.

¡Ya me contareis!

 

martes, 14 de agosto de 2012

Altramuces

Paseando por estos parajes, al igual que por cualquier otros, y poniendo un poco de atención y de interés, se aprenden cosas nuevas, si señor.

El otro día, dando una vueltecita por ahí, por el campo, me extrañé al ver esta plantación que no me resultó familiar. Nunca la había visto. No se si algunos de vosotros os pasará. Otros ya la conoceréis. Se trata de los Altramuces, aquí en Portugal llamados tremoços, muy utilizados en los bares y cafés como aperitivos, junto con la cerveza o los vinos del país.

Aquí hay pequeñas plantaciones en las huertas familiares que luego recogen y preparan en agua. Se sacan de la vaina, se meten en agua hasta que estén totalmente hidratados y se sirven con un puñadito de sal para acompañar a la bebida. ¿Curioso, no os parece?

 

 

lunes, 13 de agosto de 2012

Caldo verde y visita a la huerta

Estos días tengo un problemita con el acceso a internet. Aquí en la aldea no tengo teléfono y solo hay un punto donde puedo conectarme mediante wifi, es por eso que tengo el blog un poco abandonado.

Hoy vistamos una de las huertas de la aldea, para mi la mejor, porque es de la familia. Trabajan en ella diariamente y con mucho cariño y cuando nosotros llegamos ya nos tiene preparados todos los productos de temporada. ¡Qué sabor, madre mía! En la ciudad es imposible encontrar algo así.

 
 
 
 
 
La receta de hoy viene directamente de la huerta. El caldo verde es una de las sopas típicas de Portugal. Nunca encontré esta verdura ni ninguna parecida en el sur de España, que es donde vivo, no se si por el Norte la habrá, supongo que si. Comentármelo si la tenéis cerca. Es una verdura de hoja verde, bastante dura ( no como la acelga por ejemplo), que se va arrancando de un tronco que no deja de crecer y tener hojas nuevas. Se corta en juliana, después de lavarla bien y se cocina de varias maneras, pero la mas conocida es en caldo.

 

Ingredientes:

  • 2 patatas grandes.
  • 1 cebolla grande.
  • Sal, agua.
  • Caldo verde ( como 1/2 kilo).
  • Chorizo para acompañar.
Preparación:

En una olla ponemos las patatas y la cebolla peladas con 2 litros de agua aproximadamente a cocer. Una vez que estén tiernas se añade la sal y se bate todo con la batidora, quedando una sopa bastante clara. Por otra parte, mientras que se cuecen las patatas y la cebolla, lavamos y cortamos el caldo verde lo más finito que podamos. Los portugueses compran el caldo verde ya cortado en el supermercado, en unas bandejitas de corcho. Y si son de la huerta, tienen una máquina especial para cortarlo. Añadimos pues el caldo verde cortadito y dejamos cocer 5 minutos más. Retiramos del fuego y a la hora de servir lo acompañamos de taquitos de chorizo.

No he probado a hacer esta sopa con otra verdura pero supongo que con espinacas debe quedar también rica. ¡Ya os contaré!

TRUCO: Para que la verdura quede verde en la sopa y no pierda textura, al retirarlo del fuego se le añade un vaso de agua fría. Debemos tenerlo en cuenta al principio y quitar esa medida de agua al comienzo.

 

domingo, 12 de agosto de 2012

Huevos rellenos

Han llegado unos amigos a la aldea, vienen de visita unos días y no paramos. No estamos cocinando porque salimos a comer fuera y a visitar algunas aldeas y ciudades de los alrededores, así que lo siento si os tengo un poco abandonados. Tratare de recompensados.

Os enseño hoy una playa fluvial que tenemos aquí cerca y a la que os encanta ir. Sobre todo a los niños que se lo pasan bomba. Es el Río Dao.

 

Os dejo una receta que tengo de hace algún tiempo, espero que os guste.

Huevos rellenos, plato típico por excelencia. Al menos yo los he visto toda mi vida. Si íbamos al campo a pasar el día, no faltaban los huevos rellenos, si íbamos a la playa, huevos rellenos, y así en un sin fin de ocasiones más.


Tanto será que yo me olvido de hacerlos, pero mi hijo se encarga de recordármelo, le gustan mucho.

Esta vez los hemos rellenado de atún, surimi y mahonesa.

Ingredientes:

(para 1/2 docena de huevos)

  • 6 huevos.
  • 8 palitos de cangrejo.
  • 1 lata de atún en aceite de oliva (sin retirar el aceite)
  • 3 cucharadas generosas de mahonesa.
  • Unas hojas de lechuga.
Preparación:

Cocemos los juegos y dejamos enfriar. Los pelamos y los cortamos por la mitad. Retiramos las yemas con cuidado y las dejamos en el vaso dela batidora. Añadimos la lata de atún con el aceite, los palitos de cangrejo y la mahonesa y batimos hasta que quede una pasta. Si los queremos bien presentados podemos verter la pasta en una manga pastelera y con ella rellenar las mitades de los huevos, si no, con una cucharilla se van rellenando.

Lavamos y escurrimos bien las hojas de lechuga y las cortamos muy finita. Hacemos con ella un nido en el plato sobre el que depositaremos las mitades de huevos ya rellenas. De este modo los huevos no se moverán.

¡Ya me contareis!

 

miércoles, 1 de agosto de 2012

Arroz con pimientos

Como os avisé ayer, hoy me gustaría enseñarnos algunos rincones del lugar en el que me encuentro, una aldea portuguesa del norte de Portugal, cerca de Oporto, llamada Encoberta.

Es como otras muchas aldeas, pintoresca, tranquila, agradable, y rodeada de un entorno natural digno de admirar.

Hoy os enseñaré algunas calles y rincones que os hagan imaginar el resto. A ver si os gusta.

Y ahora vamos con la receta de hoy: ARROZ CON PIMIENTOS.

Ingredientes:

  • 1 kilo de pimientos verdes de asar.
  • Media cabeza de ajos.
  • Arroz
  • Agua, sal y aceite de oliva.
  • Mantequilla.
  • Queso parmessano.
  • Queso para gratinado (Emmental, mozzarela, etc)
Preparación para 6 personas:

En un sartén vertemos aceite de oliva, cubriendo el fondo y un poco más. Pelamos y laminamos los dientes de ajo, retirándole el centro si es que luego lo repetís, no es así en mi caso. Dejamos que los ajos se doren y los apartamos dejando solo el aceite. En este mismo aceite, freiremos los pimientos que habremos lavado bien y cortado a cuadraditos, menos uno de ellos que cortaremos en tiras. Freímos los cuadraditos de pimiento y reservamos. Hacemos lo mismo con las tiras.

Hervimos el arroz siguiendo la receta de este enlace (600 gr de arroz largo) y una vez hecho mezclamos en una fuente de horno con los ajos reservados y los cuadraditos de pimiento negro. Si ha quedado muy seco, podemos añadir un poco de aceite del que freímos los pimientos. Añadimos queso parmessano al gusto y mezclamos todo bien. Adornamos con las tiras de pimiento fritas y espolvoreamos con queso para gratinar. Introducimos en el horno y gratinamos.

¡Ya me contareis!